Astún
En esta zona (Astún-La Raca) se registró este jueves la mayor precipitación del pirineo aragonés, de 135 l/m2 y temperaturas de unos -6,4ºC. Foto: Estación de Astún

La borrasca Ciarán a su paso por el Pirineo ha dejado una estampa más que invernal. Las nevadas, que comenzaron la semana pasada y tiñeron las grandes cumbres de blanco, se han extendido por toda la cordillera y en cotas a partir de 1.200 metros ya se registra una acumulación de nieve de más de 10 centímetros, sobre todo en la mitad occidental según la Aemet. Las temperaturas también han caído en picado con registros de hasta menos siete grados.

A todavía un mes de comenzar la campaña de esquí, que se suele fijar en el puente de la Constitución, las estaciones pirenaicas de Cerler, donde se registraron -7ºC, y Formigal-Panticosa, donde las precipitaciones fueron de 99 l/m2, han amanecido este viernes con un manto blanco. Desde el grupo Aramón han informado que “a partir de la cota 1.500 siguen cayendo precipitaciones en forma de nieve, y se esperan más en las próximas horas de este viernes”.

Los copos también han llegado de nuevo a las estaciones de Astún y Candanchú, que cuentan con 100 kilómetros esquiables en total. En esta zona (Astún-La Raca) se registró este jueves la mayor precipitación del pirineo aragonés, de 135 l/m2 y temperaturas de unos -6,4ºC. En las webcams instaladas en las pistas, se pueden apreciar el volumen de nieve.

Candanchú
La nieve ha llegado hasta las estaciones de Astún y Candanchú. Fotos: Estación de Candanchú

LA NIEVE CUBRE LA ESTACIÓN DE CANFRANC

Sin embargo, la nieve no solo se ha quedado en las pistas de esquí, sino que ha llegado a algunos de los paisajes más icónicos del pirineo aragonés. Uno de ellos es la estación de Canfranc (Jacetania) donde se registraron este jueves unas precipitaciones de hasta 95 l/m2. También a Gistaín y el Valle de Chistau, y a las localidades de Bielsa y Saravillo, en la comarca del Sobrarbe.

Para este viernes se espera que las nevadas continúen, aunque la cota subirá de 1.100-1.200 a 1.400-1.600. El fin de semana se espera que irrumpa en la península la borrasca atlántica Domingos, que traerá precipitaciones y vientos fuertes en el Pirineo. Se espera que el sábado se sitúe la cota de nieve 2.000 metros pero que el domingo baje a 1.500-1.700.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR