Jaca ha amanecido con -10,5ºC a las 7.50 horas. Foto: @eltiempoenjaca

Si hace una semana buena parte del Pirineo lucía un blanco radiante por la nieve caída de las borrascas Gérard y Fien, ahora ha dejado paso a temperaturas extremadamente frías en las zonas más altas de la Comunidad. Este particular, y helador, récord del día se ha batido en la estación de Astún, en donde, minutos después de la medianoche, los mercurios descendían hasta los -13,6ºC, siendo la segunda marca más baja de todo el país, a dos décimas de la registrada en Sierra Nevada.

Pero no solo en Astún se ha pasado una noche con alguna manta de más para resguardarse del frío, ya que otros cinco puntos llenan el Top10 de mínimas de este martes. En concreto, en Sabiñánigo, los termómetros marcaban -12,8ºC a las 7.40 horas, mientras que en el Valle de Hecho, Benasque y Jaca estuvieron rondando los -11ºC. En Formigual, igualmente, se quedaron el -9,9ºC.

De cara a esta próxima noche, no se esperan cambios en cuanto a las mínimas, aunque las máximas sí puedan estar ligeramente en ascenso. Habrá, de nuevo, heladas generalizadas, localmente fuertes en el Pirineo, con viento variable flojo predominando la componente oeste.

Y si algo puede empeorar unas temperaturas tan heladoras como esta, ese es el viento, y más como el que han vivido a las 8.30 horas en Calatayud, momento en el que ha alcanzado los 198 kilómetros/hora, casi el doble de los 111 registrados en el Cabo de Creus, en Girona, y cuatro veces más que los 55 que ha habido en Estaca de Bares, en A Coruña.

LO MÁS VISTO