Escriche fue el gran protagonista del partido con dos goles. Foto: @SDHuesca

La S. D. Huesca se ha recuperado de los últimos varapalos en Liga con una solvente victoria en Cartagena. El equipo azulgrana reaccionó a las numerosas bajas con las que llegaba a tierras murcianas y firmó un certero triunfo con dos goles de Escriche y otro de Marc Mateu para superar a un rival que apenas generó peligro a la meta de Andrés. Solo peligraron los tres puntos al borde del descanso, todavía con 0-1 en el marcador, pero Ruben Castro desaprovechó un penalti de forma infantil y sirvió en bandeja la victoria a los oscenses.

El Huesca, hoy sin Xisco Muñoz en el banquillo, contaba con hasta seis novedades en su once titular, con los regresos de Insua, Ratiu, Seoane, Joaquín, Escriche y Ferreiro, pero sufría las ausencias de importantes como Pulido, Mosquera o Gaich. Los primeros minutos fueron para los azulgranas, que volvían a asentarse en una defensa de tres centrales con Marc Mateu en el carril zurdo, y gozaron de dos buenas llegadas a la meta de Marc Martínez, pero el primer susto real fue de un exazulgrana, Álex Gallar, quien colgó una falta peligrosa a la que no llegó Pablo Vázquez y salió rozando el palo de Andrés.

Si la zurda de Gallar causa miedo cada vez que se dirige a lanzar un balón parado, no es menos la diestra de Ferreiro, que trató de colgar una falta lateral al corazón del área, pero solo encontró la respuesta de la zaga del Cartagena. Más clara la tuvo Escriche con un remate desde la frontal del área pequeña, que se marchó por encima de la portería murciana. Dos minutos después, Marc Mateu hizo volar a Marc Martínez para evitar el primer gol de la tarde en Cartagonova.

Eran los mejores minutos para el Huesca, pero el Cartagena se quitó de encima el dominio azulgrana con dos buenas oportunidades en las botas de un activo Gallar, primero con una jugada individual que tuvo que desviar in extremis Ignasi Miquel y después con otro centro muy envenenado con salió rozando el palo de Andrés.

Cuando el partido había entrado en minutos con pocas áreas y poco control en el centro del campo, e incluso parecía que ambos firmaban irse con empate a vestuarios, Escriche cazó un balón sin dueño dentro del área para sacar una dura volea a bocajarro ante la que nada pudo hacer Marc Martínez para evitar el 0-1 en el tramo final de la primera mitad.

Con el marcador a favor, el Huesca pudo llevarse un duro golpe antes del descanso. Ya en el 44, Florien Miguel derribó a Boateng dentro del área y, aunque Prieto Iglesias no lo vio en directo, señaló el punto de penalti tras revisarlo en el VAR. Desde los once metros, Rubén Castro no engañó a Andrés, que se quedó en mitad de la portería y adivinó el disparo el veterano delantero, que lo tiró flojo, centrado y a media altura.

Segunda parte

La segunda mitad arrancó sin cambios en ambos equipos, y con una gran oportunidad para que el Huesca ampliara distancias en el marcado. En una rápida contra, Joaquín Muñoz se interna en el área, pero, prácticamente solo ante Marc Martínez, su disparo se marchó demasiado cruzado y salió rozando el palo. Minutos después, no pudo aprovechar un nuevo despiste en la defensa del Cartagena para, en posición similar al gol de Escriche, rematar el partido.

Y a la tercera fue la vencida, en otro contraataque, Marc Mateu llega al pico del área y, cuando preparaba el centro, el balón tocó en Alcalá y acabó colándose suavemente en la portería murciana. El gol confirmaba el plan del Huesca, que se mantenía seguro en defensa, sin sufrir demasiado, y saliendo con peligro a la contra con la velocidad de Joaquín, Escriche y Mateu.

Un plan que el Huesca quería explotar todavía más con la entrada de Enzo Lombardo en el ataque, y a punto estuvo de servir para sentenciar el partido si Escriche hubiera aprovechado un buen pase de la muerte de Mateu desde línea de fondo. No fallaría el delantero minutos después de un certero derechazo desde la frontal, quizá demasiado solo, que se colaría en la escuadra de Marc Martínez y finiquitaría el partido.

El Cartagena se volcó a la portería de Andrés con más corazón de cabeza, e incluso estuvo más cerca el cuarto del Huesca al contraataque. Pero no se movió el marcador y los azulgranas firmaron una sólida y certera victoria en Cartagonova con la que rompen su racha de tres partidos sin ganar y cogen aliento para acercarse a los puestos de playoff.