Los meses de abril y mayo es cuando "tradicionalmente vienen las importaciones de Ucrania"

Los agricultores aragoneses prevén un posible desabastecimiento de cereales esta primavera en la Comunidad debido a la situación que atraviesa Ucrania, su principal importador de este alimento, tras la invasión rusa. El cereal es la base de la ganadería, por lo que este sería el sector más afectado y se produciría una tensión «brutal» en la fabricación de piensos para animales. Todo ello, a su vez, conllevaría un aumento en el precio de los alimentos y también en los costes de producción.

Los meses de abril y mayo es cuando «tradicionalmente vienen las importaciones de Ucrania», ha informado el secretario general de Asaja, Ángel Samper, este jueves. Pero ahora mismo «no se está cargando ni un solo barco de cereal en Ucrania», ha añadido el secretario general de UPA, José Manuel Roche. Cabe destacar que Aragón compra al país de Europa del Este hasta un 30% de maíz, un 68% de girasol y un 17% de trigo.

Actualmente, «no se sabe cuál va a ser la previsión a corto-medio plazo, pero va a distorsionar los mercados de cereales y va a suponer una tensión brutal en la fabricación de piensos», ha expresado Roche, quien ha lamentado que podría llegar «hasta el punto de tener, en determinadas épocas, un desabastecimiento de pienso para alimentación animal». En Aragón, esto supondría un impacto «brutal», sobre todo para la ganadería del porcino, la cual «aporta más del 60% al PIB de la Comunidad», ha apuntado el secretario general de UPA.

«Todavía quedan reservas, no hay que ser alarmistas», ha dicho por su parte el secretario general de UAGA, José María Alcubierre. Ha llamado a la calma, pero ha exigido que «Europa tiene que tener conciencia» porque «el problema no está ahora, va a venir». Un problema al que el campo aragonés espera que no se sume la sequía, ya que si no «se va a agudizar mucho más», ha apuntado Samper.

Los agricultores reclaman potenciar la producción

«Creemos que ha llegado el momento de que las Administraciones Públicas empiecen a potenciar la producción local, sin perder calidad», ha reclamado el presidente de Araga, Jorge Valero. Aunque ha remarcado que «queremos seguir siendo importadores, porque nosotros vendemos, pero también tenemos que comprar». Eso sí, «en tiempos revueltos tenemos que intentar reducir las importaciones y para ello es necesario aumentar la producción y empezar a implicar el sentido común y escuchar al sector», ha exigido Valero.

Los comunicados y peticiones ya han comenzado a llegar al Ministerio de Agricultura «para empezar a trabajar en todos aquellos mecanismos a través de la Comisión Europea para que se activen esos planes de contingencia», ha manifestado Roche. En primer lugar, quieren asegurar el abastecimiento de cereales y «si no vienen de países de la Unión Europea, tendrán que venir de otro lugar o se tendrán que reactivar los acuerdos bilaterales con terceros países». Esto «para que a corto plazo no estemos hablando de un desabastecimiento de pienso para nuestros animales».

En segundo lugar, Roche ha declarado que «se tendrán que activar todos los mecanismos que contempla la PAC en el primer pilar como esos 400 millones de la Organización Común de Mercados Agrícolas (OCM) de reserva de crisis». Y es que «ese dinero está ahí y está para utilizarlo en situaciones extraordinarias como la que estamos viviendo», ha concluido Roche.

Problemas con el mercado ruso

En 2013, Aragón exportaba a Rusia por un valor de diez millones de euros, mientras que en 2021, ese valor ha pasado a un millón de euros por el veto que se impuso en 2014. «El vino era lo único que teníamos abierto», ha indicado Roche, y había dos D.O. en Aragón que «estaban teniendo una relación comercial importante con Rusia»: Cariñena y Somontano. Para la D.O. Cariñena, «la exportación a Rusia suponía el 11% de sus ventas, mientras que para la D.O. Somontano el 7%». Además, hay que tener en cuenta que la Unión Europea compra a Rusia el 30% de los abonos finalizados.

Ahora hay unas sanciones «brutales y justificadas» por parte de la UE a Rusia, por lo que «este país podría cerrar toda la relación comercial con Europa», ha advertido José Manuel Roche. Si eso sucede, «ya se encargarán nuestras empresas de buscar un mercado alternativo», ha asegurado Valero.

Manifestación en Madrid el día 20 de marzo

Todo esto son peticiones y reivindicaciones «que no las llevábamos en nuestro manifiesto, pero que hemos incluido ahora», ha afirmado Alcubierre. Y es que el sector agrícola y ganadero de Aragón se moviliza en Madrid el próximo domingo 20 de marzo. Allí reclamarán medidas ante los elevados costes de producción, asegurar la rentabilidad de las explotaciones, además de una política que defienda la agricultura familiar y una mejora de los procedimientos administrativos a los que se someten.

Han puesto en marcha una serie de autobuses que recorrerán nueve rutas por toda la Comunidad, recogiendo a todo aquel que quiera manifestarse junto a ellos, con destino Madrid. Habrá dos rutas en Teruel, la primera de ellas saldrá desde Valderrobres y la segunda desde Teruel. Por Zaragoza pasarán tres y saldrán desde Fraga, Sádaba y Cariñena. En la provincia oscense habrá cuatro rutas con origen Aínsa, Jaca, Tamarite y Sariñena.

Toda la información sobre la manifestación, la ruta que seguirá en la capital y el formulario para apuntarse a cada trayecto se publicará en las redes sociales de UPA, UAGA, Asaja, Araga y Cooperativas Agroalimentarias de Aragón.

LO MÁS VISTO