El Gobierno aragonés ya está “analizando” si existe igualdad de condiciones en pruebas, estaciones y sedes

El Comité Olímpico Español (COE) ha oficializado este lunes el acuerdo técnico sobre el proyecto de candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030. Una decisión “debatida y acordada” en la comisión creada con los gobiernos español, aragonés y catalán, quienes ahora tendrán que validarlo. Desde la DGA ya están desgranando minuciosamente el contenido del acuerdo para comprobar que existe igualdad de condiciones en todos los aspectos.

Así lo han anunciado en declaraciones a los medios tanto el consejero de Educación de Aragón, Felipe Faci, como la coordinadora de la Generalitat del proyecto olímpico, Mònica Bosch. Precisamente, esta designación tuvo una dura respuesta desde el Ejecutivo de Javier Lambán, quien aseguró que el independentismo catalán había “dinamitado” la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno 2030 con el nombramiento. “Aragón ha agotado su paciencia con los independentistas”, llegó a sentenciar el líder socialista, acusando a la Generalitat de “arruinar y boicotear” una oportunidad histórica de desarrollo para el Pirineo en su conjunto.

A este respecto, el Gobierno aragonés está “analizando” si “existe un equilibrio y que la candidatura fuera en pie de igualdad en cuanto al número de pruebas, estaciones y sedes”, ha expuesto Faci. “Para firmar un protocolo, debe estar incluido todo lo que concierne a la candidatura, como el nombre o el lugar de celebración de las ceremonias de inauguración y clausura. Debe contemplar todo”, ha afirmado, remarcando que, si este equilibrio no se produce, “el Gobierno de Aragón hará una propuesta”.

El pasado viernes, el presidente del COE, Alejandro Blanco, ya avanzó que Aragón y Cataluña habían “vencido” las “dificultades” y que la candidatura “sería imparable”. Sin embargo, desde el Ejecutivo aragonés rebajaron la euforia y remarcaron que “a día de hoy (por el viernes) no hay ninguna garantía de que se vaya a plantear de igual a igual y equilibrada en todos los aspectos”. “En tanto no estén claros todos los aspectos de la candidatura, Aragón no dará su visto bueno. La desconfianza respecto a todos los demás interlocutores es absoluta”, aseveraban.

NOTICIAS DESTACADAS