Este contrato pasará de 540 a 740 profesionales y de 45 a 67 ambulancias

El Gobierno de Aragón ha aprobado este viernes el nuevo pliego del transporte sanitario urgente, que, a juicio del presidente Javier Lambán, «supone un paso muy importante hacia la mejora del sistema público de salud en su calidad y la dimensión territorial», y garantizando que ningún municipio perderá los recursos con los que ya cuenta. Este contrato pasará de 540 a 740 profesionales y de 45 ambulancias a 67, todas ellas de servicio vital básico, y la dotación económica del Ejecutivo se incrementará de 77 a 127 millones de euros durante los próximos cuatro años. Mientras, paralelamente, se diseña la incorporación de helicópteros al 112.

El Consejo de Gobierno ha ratificado el contrato con el objetivo de que entre en vigor a principios de 2023, toda vez que la actual concesión a Acciona finaliza el 31 de julio, con una prórroga que previsiblemente se activará. “Ningún municipio que tiene ambulancia convencional la perderá, sino que pasarán a disponer de un servicio muy superior, un nuevo sistema de ambulancias, denominadas servicios vitales básicos, que incorporan más profesionales y calidad del servicio. Ningún municipio pierde el operativo que tenía”, ha expuesto Lambán.

Así, en el nuevo modelo habrá únicamente dos tipos de vehículos: Soporte Vital Básico (SVB), que cuenta con conductor y técnico y es activado en caso de traslado técnico; y Soporte Vital Avanzado (SVA), donde se incluyen las UME (médico, enfermero, conductor y técnico) y las UVI (conductor, médico y enfermero), y que se utilizan cuando se prevé una necesidad de asistencia sanitaria en ruta. De hecho, todas las ambulancias convencionales que actualmente existen pasan a SVB. De esta forma, en Aragón pasará de haber 45 vehículos de este tipo a 67. En total, habrá 90 vehículos destinados al transporte sanitario urgente en Aragón, que se activan por parte del Centro Coordinador de Urgencias (CCU) en función de las necesidades de cada paciente.

Asimismo, el pliego también incluye un incremento de las horas de presencia física de los profesionales, de 2.000 a 10.000, según ha confirmado la consejera de Sanidad, Sira Repollés. “Apostamos por la presencialidad, aumentamos el número de horas e incluimos sábados y domingos, mejoramos recursos y hacemos desaparecer ambulancias convencionales y las convertimos en soportes vitales básicos, que disponen de conductor y técnico sanitario. Todos los recursos tendrían 12 horas de presencialidad”, ha señalado la responsable del ramo.

Un paso “trascendental”, ha valorado el presidente Lambán, que se complementará con la incorporación de helicópteros al transporte sanitario nocturno del 112. Para ello, Repollés y la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, están avanzando en la localización de los helipuertos en “todas y cada una” de las comarcas, toda vez ya han decidido que la base central se ubicará en el Hospital Militar. “Los helicópteros de ahora son suficientes para abordar esta sinergia, pero si es necesario disponer de más helicópteros, así se hará”, ha afirmado Repollés.

Unas bases que, ha garantizado Repollés, incorporarán “todos los requisitos necesarios para que los trabajadores, el conductor y el técnico sanitario, realicen sus horas de presencialidad en condiciones”. “Está previsto que tengan habitáculos donde puedan realizar sus estancias. Lo ideal es que la localización de los recursos se encuentre en las puertas de los centros de salud”, ha remarcado la consejera de Sanidad.

NOTICIAS DESTACADAS