El "Magnífico" Canario, compañero de Violeta, muestra sus respetos a su amigo

Hasta siempre Violeta: un ejemplo de nobleza, valor y fidelidad a la ciudad y sus colores

El Estadio Municipal de La Romareda fue su hogar entre 1963 y 1977, las temporadas en las que defendió con más brillo que nadie el escudo del león rampante. Y este viernes ha sido el escenario de su último adiós. O de su hasta siempre, porque las leyendas jamás caen en el olvido y permanecen por méritos propios en el recuerdo. El zaragocismo se ha volcado en despedir a José Luis Violeta Lajusticia, quien vistió la blanquilla en 473 partidos oficiales, honor y gloria que comparte junto a Xavi Aguado.

La capilla ardiente ha servido para que todo el que lo deseara se acercara durante la mañana a honrar su memoria y presentar sus respetos. El “León de Torrero” no ha estado solo, nunca lo ha estado y nunca lo estará, y cientos de personas han acudido a la cita para auparse a la altura de un mito. Bufandas, detalles conmemorativos, emociones a flor de piel y corazón. Todo valía para recordar a quien jamás quiso irse de su Zaragoza, del club de sus amores. Un ejemplo de profesionalidad como ya no existen en el mundo del fútbol y del que todos tenemos la responsabilidad de transmitir a las futuras generaciones.

No han faltado por supuesto grandes leyendas del zaragocismo como el “Magnífico” Canario, compañero además de Violeta en la etapa más prolífica de los maños. “Es un día triste para el Real Zaragoza y para mí porque era un gran amigo y un gran compañero”, ha explicado visiblemente emocionado, añadiendo que como futbolista también guarda “muy buen recuerdo de él” y por eso “fue a la Selección española, el que va allí es porque vale, si no, no va”, ha recordado el brasileño. Tampoco ha dejado de mostrar sus condolencias Xavi Aguado, con lágrimas en los ojos, con quien comparte el récord histórico blanquillo.

Violeta y Aguado, los zaragocistas que más veces han vestido la blanquilla

Su hijo, José Luis, ha comentado su faceta como futbolista, además de padre, destacando su “carácter ganador” y además alguna de las anécdotas que le contaba el recién fallecido, quien hacía apenas unos días que cumplía 81 años. “Siempre me contaba que cuando iban las cosas mal, les pegaba cuatro gritos, les decía que había que ganar como fuera y ese era su carácter”, ha añadido.

Violeta defendió catorce veces la camiseta de la Selección española, siendo uno de los aragoneses que más internacionalidades acumula. Ahí lidera la tabla Juan Señor, quien ha explicado que a pesar de no coincidir por época futbolísticamente, sí lo ha hecho en varios actos sociales como el tradicional partido de Aspanoa y le guarda “un cariño especial porque ha sabido ser un grande y pasar desapercibido en muchas ocasiones”. Eso sí, lo tiene claro: “Es momento de que a hombres como él, que son una parte tan importante para la historia del Real Zaragoza, se les dé el reconocimiento del tipo que sea”.

Otros ex empleados del club no han querido perderse la emotiva cita. El doctor Jesús Villanueva ha pedido que “la gente, sobre todo la joven, tenga en cuenta que ha sido el máximo referente futbolístico de la historia del Real Zaragoza, fiel a su equipo y una figura absolutamente irrepetible”. En similar sintonía hablaba el ex presidente Ángel Aznar, con lágrimas en los ojos, recordando que “Violeta es de Torrero, zaragozano y eso enorgullece muchísimo porque él venía a jugar por su afición, por todos nosotros”. O Paco Checa, ex secretario general, quien ha manifestado que “era un referente de zaragocismo, de nobleza, honor y todos los valores que queramos añadir”.

La bandera del Real Zaragoza, los trofeos que ganó como zaragocista, fotos con la camiseta blanquilla y, por supuesto, la Virgen del Pilar han presidido un acto en el que varias generaciones han querido darle las gracias a quien lo fue todo. Y que lo seguirá siendo todo por muchos años que pasen.