Para lograrlo se prevé destinar a este plan casi 30 millones de euros. Foto: DGA

Aragón lidera en estos momentos el ranking de Comunidades españolas con mayor número de pacientes en lista de espera. La pandemia obstaculizó un Plan para paliar estas demoras que en muchos casos alcanzan los 180 días, y el Gobierno de Aragón ha presentado este lunes precisamente la actualización del Plan de Abordaje de la Lista de Espera Quirúrgica 2022-2023, con el objetivo nuevamente de alcanzar a finales del próximo ejercicio una disminución del 85% de los pacientes con demora estructural superior a 180 días respecto a la situación de agosto de 2020, es decir, reducir a 1.500 las demoras de más de seis meses. Para lograrlo se prevé destinar a este plan casi 30 millones de euros.

En concreto, 12,8 millones en el año 2022 y 17,6 el próximo curso, con un esfuerzo económico especial dirigido a la concertación con otros centros sanitarios además de los del Servicio Aragonés de Salud (Salud), con un montante de 10,9 millones en 2023. Y es que ya lo ha avanzado el director general de Asistencia Sanitaria, José María Abad: “El Gobierno de Aragón está preocupado, el plan que se presentó en 2020 no se ha podido ejecutar con normalidad y no vamos a escatimar recursos tanto en la contratación como en conciertos o autoconciertos, para resolver lo antes posible este problema y conseguir los objetivos marcados”. «Este tema es una de las prioridades del Gobierno de Aragón y del Salud», ha indicado, por su parte, el gerente del Salud, José María Arnal.

Mejorar los niveles de actividad quirúrgica incrementando el rendimiento de los quirófanos, tanto por las mañanas como por las tardes; colaborar entre los diferentes centros públicos para la utilización compartida de recursos, informatizar el proceso quirúrgico o revisar los procedimientos de gestión de la lista de espera son algunas de las líneas que orientan el nuevo Plan para abordar la problemática de las listas de espera. El Ejecutivo autonómico busca una mayor eficiencia de los recursos disponibles, priorizar las patologías con un mayor impacto de la demora en su evolución, los procesos neoplásicos, un proceso más participativo y activo de los profesionales sanitarios, y potenciar la transparencia de la información relativa a las intervenciones y listas de espera.

Asimismo, se establecerán programas especiales de aprovechamiento de los recursos públicos, de modo que los pacientes en lista de espera puedan ser atendidos en cualquier centro de la red sanitaria pública; y se continuará con la colaboración con otros centros públicos y privados. En este sentido, Abad ha avanzado que se retomará la negociación del convenio de colaboración con la MAZ para 2023, cuyo proceso se vio interrumpido por la pandemia. Se destinarán cuatro millones de euros -incluidos ya en el Presupuesto- para que pueda ofertar suelo quirúrgico y que los pacientes del Salud también puedan ser intervenidos en las instalaciones de la mutua de accidentes.

La colaboración con otros centros también implica seguir actuando en el Hospital Militar, donde se realizarán intervenciones para reducir estas listas de espera. Y donde, por otro lado, ya trabaja personal sanitario del Hospital Miguel Servet en la actualidad.

Evolución de las demoras

La lista de espera en la comunidad ha reflejado la evolución de la pandemia, con crecimientos exponenciales a raíz del mes de marzo de 2020. Así, el número de intervenciones quirúrgicas programadas realizadas en los hospitales del Salud en los cinco últimos años (2017 a 2021) refleja un progresivo incremento en los tres años previos a la pandemia hasta alcanzar las 95.680 de 2019, cayendo un 24% en el año 2020, con 72.713 intervenciones realizadas. Esta disminución en la actividad comenzó a revertirse en el 2021, con un incremento de casi el 23%, hasta alcanzar las 89.377 operaciones programadas.

También la pandemia ha afectado al rendimiento quirúrgico (porcentaje de tiempo de quirófano utilizado del total de tiempo disponible), de modo que el dato global de todos los hospitales del Salud cae 0,86 puntos en el año 2020, para luego incrementarse en casi 2,5 puntos en el año 2021, pasando del 64,38% a 66,86%. Aunque el rendimiento más adecuado se sitúa en el 70%, cifra a la que aspira el Ejecutivo autonómico.

Gracias al constatable incremento de la actividad quirúrgica en los centros aragoneses en los últimos meses, a pesar de la pandemia, la lista de espera de más de 180 días ascendía al cierre del mes de marzo a 8.339 pacientes, un 7% menos que en enero (596 pacientes) y un 25% menos que en agosto de 2020, mes en el que se produjo el mayor número de pacientes con demoras superiores a los 180 días (11.005). Esta cifra, no obstante, dista mucho de las previas a la Covid (3.499 en febrero de 2020, por ejemplo).

Se retomará la negociación del convenio de colaboración con la MAZ para 2023, cuyo proceso se vio interrumpido por la pandemia. Foto: DGA

“A partir del Plan de Listas de Espera de 2020, en octubre-diciembre empezó a disminuir el número, pero en 2021 la disminución no se ha consolidado como consecuencia del impacto de la pandemia y la no capacidad de utilizar los recursos propios a pleno rendimiento”, ha indicado Abad. El curso 2020 lo catalogan como “un año catastrófico” a nivel de actividad quirúrgica, y en 2021, el objetivo era superar las 95.000 operaciones y el número se quedó en cerca de 90.000. Aunque Abad ha apuntado que el año pasado se incrementó la salida de todas las listas de espera, salvo la de cirugía plástica. El 85% de los pacientes que salen lo hizo por intervención por medios propios, el 5% por intervenciones en centros privados y 10% por “otros motivos”.

Las listas de espera no se concentran igual en todos los servicios. El 42% de pacientes están citados en traumatología para prótesis de cadera y rodilla, el 17% en digestivo y cirugía general como hernias o quistes, el 10% en oftalmología, donde el 100% prácticamente son de cataratas, y el 8% cardiovascular, con predominancia de la operación de varices.

Abad ha subrayado que confían en que el 31 de diciembre de 2022, el Salud no tenga pacientes con 30 días de espera en la lista de oncología, o que a finales de 2023 la demora superior a 180 días disminuya en un 80%, en torno a 1.500 pacientes o por debajo, alcanzando así los mejores datos del año 2018.

Aumento de actividad

De este modo, uno de los objetivos pasa por incrementar el rendimiento quirúrgico en los hospitales del Salud hasta el 69% en horario de mañana y 61% en horario de tarde de forma progresiva hasta el 2023. Y también aumentar la oferta de actividad quirúrgica programada un 5% en 2022 y un 9% en el año 2023 sobre la actividad del año 2019 (95.680 intervenciones), de modo que este año se superarían las 97.700 intervenciones y durante el próximo ejercicio las 104.000.

Internamente, además, se seguirá apostando por los grupos de trabajo con los jefes de servicio de las especialidades de mayor impacto en la demora y por la revisión de los procedimientos de gestión de la lista de espera, estableciendo una pauta de revisiones en aquellos casos que lleven esperando más tiempo para confirmar que la indicación médica sigue vigente y realizando actualizaciones administrativas de forma periódica.

También se mantendrá la colaboración entre hospitales para determinadas especialidades o patologías que puedan ser atendidas de manera más ágil o más eficiente en cualquier hospital de la red, aunque no sea el hospital en el que se incluyó al paciente en lista de espera. Y se continuará con la centralización de procedimientos quirúrgicos de baja complejidad y con un gran número de pacientes afectados con el fin de aumentar la calidad de la atención sanitaria prestada, reducir su variabilidad y liberar espacio quirúrgico en el resto de los hospitales para otro tipo de intervenciones.

NOTICIAS DESTACADAS