Los detenidos fueron puestos a disposición de los Juzgados de Ejea de los Caballeros y Aoiz (Navarra) en la mañana del día 20 de julio, decretando para ellos su ingreso en prisión

Intervienen 2.555 kilos de hachís en Sos del Rey Católico, el mayor alijo registrado en Aragón

La Policía Nacional ha intervenido en Sos del Rey Católico el mayor alijo de hachís registrado en Aragón. Un total de 2.555 kilogramos que, según la investigación, estaba dedicados al tráfico internacional. La peligrosa intervención terminó en una persecución en la que se puso en riesgo la vida de los agentes. Se ha detenido a tres personas, de 22, 29 y 30 años, que ya han sido enviadas a prisión provisional. La investigación continúa abierta.

La operación denominada «Reconquista», donde participaron agentes de la Udyco de la BPPJ de Zaragoza, Grupo II Estupefacientes, se inició a principios del mes de julio cuando se tuvo conocimiento de un chalet sito en la localidad de Sos del Rey Católico, que pudiera estar siendo utilizado para el almacenamiento de hachís por una organización criminal.

El objetivo de la guarda y custodia de esas sustancias estupefacientes sería para darles salida a otros países de Europa a través de la frontera terrestre con el país vecino Francia, motivo por el que la localidad de Sos del Rey Católico resultaría muy apropiada por su cercanía y a que dispone de varias vías rápidas de comunicación, como lo sería la autovía A-21 que permite pasar al país galo tanto por Navarra como por Aragón.

Estos lugares son conocidos como “guarderías”, lugares donde se almacena y custodia la droga de manera permanente, hasta que la organización considera que es el momento de su traslado a otros países europeos.

La madrugada del 17 de julio, los agentes observaron como un turismo se introducía en el interior del garaje del domicilio entre grandes medidas de seguridad.

Seguimiento policial en la carretera A-127

Esa misma tarde los investigadores detectaron la apertura de la puerta del garaje, y como salía al exterior el mismo turismo que accedió en la madrugada, tomando dirección Pamplona por la carretera A-127.

Mientras tanto, otros agentes que permanecían vigilando la vivienda, observaron cómo se volvía a abrir el portón del garaje saliendo un vehículo tipo furgoneta, tan sólo un cuarto de hora después de haber salido el coche.

Los agentes continuaron el seguimiento por la carretera nacional NA-127 dirección Pamplona, cuando de manera sorpresiva fueron adelantados por un vehículo que de pronto frenó bruscamente para tratar de provocar un accidente, intentando que el vehículo policial le golpease por alcance.

La finalidad que estaba buscando el conductor de este vehículo era conseguir que la furgoneta se escapara de la presencia policial, por eso los policías lo adelantaron hasta localizar la furgoneta. Pero cuando el conductor de la furgoneta se percató del vehículo policial se estaba acercando, no dudó en realizar un trompo en la carretera, cambiando de dirección y dirigiéndose de frente hacia los agentes, internándose en el carril contrario para golpearlos y lanzarlos fuera de la carretera. Tras recibir el primer golpe de la furgoneta, los policías encendieron los dispositivos policiales acústicos y emprenden la persecución por la NA-127 dirección Sos del Rey Católico, solicitando la colaboración de Guardia Civil y Policía Foral de Navarra.

Durante la dura persecución, el conductor de la furgoneta trató en varias ocasiones deshacerse de los policías, incluso atentado contra la vida o integridad física de ellos dado el desprecio que demostró en las repetidas y violentas embestidas que realizaron al vehículo policial.

Tras varios cambios de dirección accedieron a la Autovía A-21 dirección Pamplona circulando a velocidades cercanas a los 200 kilómetros por hora. Próximos a la localidad de Liédena (Navarra) la furgoneta da un volantazo para salir por la salida 42 y al llegar a la rotonda colisionó con los guardaraíles, dando varios bandazos y quedando cruzada y parada en la carretera.

Armado con pistola «Colt Automatic de Calibre 9mm corto»

En ese momento los policías nacionales del Grupo de Estupefacientes se pararon frente a la furgoneta, con los acústicos y lanza destellos del vehículo policial activados, y vieron a su conductor apearse y parapetarse tras la furgoneta a la vez que les apuntaba con un arma de fuego corta en posición clara de disparo. Los agentes, provistos tanto del chaleco antibalas como del policial, también se resguardaron tras su vehículo y realizaron varios disparos intimidatorios al aire a la vez que le conminaban a entregarse y a que soltara el arma.

Pero el conductor, lejos de hacer caso a las indicaciones policiales, se introdujo nuevamente en la furgoneta con intención de retomar la huida por carretera, pero no consiguió arrancarla y decidió salir a la carrera. No llegó lejos y fue detenido.

Furgoneta «Mercedes» cargada de sustancias estupefacientes

A continuación, abrieron la furgoneta y se encontraron la parte trasera cargada con 40 fardos de hachís (peso aproximado de 35 kilogramos cada uno), dando un peso total de 1400 kilogramos de esta sustancia estupefaciente; tres bolsas de deporte conteniendo cogollos de marihuana envasados al vacío (con un peso aproximado de 10 kilogramos. cada una); dos placas de matrícula francesa las cuales llevan pegadas un sistema de cambio rápido que consiste en unas tiras de velcro y un arma de fuego corta de la marca Colt, modelo Automatic y calibre nueve milimetros corto (guardada en la guantera). Esta pistola es con la que, momentos antes, había encañonado a los agentes. Se encontraba sin el seguro puesto, con una bala en la recamara y alimentada en su cargador con seis cartuchos del calibre 9 corto, preparada para disparar.

Más tarde, varias dotaciones de Guardia Civil y de la Policía Foral de Navarra, procedieron a la localización del vehículo que hacía de lanzadera, cuya matrícula y posición había sido facilitada previamente por los investigadores de Policia Nacional, los cuales procedieron a su detención.

Registro del domicilio en Sos del Rey Católico

Con la Autorización del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Ejea de los Caballeros realizaron un registro domiciliario en el chalet sito en la localidad de SOS del Rey Católico. Participaron agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial; el Letrado de la Administración de Justicia y el Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES) debido a la peligrosidad de los integrantes de esta organización.

En el interior del domicilio se procedió a la detención de un tercer hombre que realizaba la custodia del lugar, incautándose de un fusil de asalto AK 47 Kalashnikov con su cargador alimentado por ocho cartuchos y otros 33 fardos de hachís con un peso aproximado de 1155 kilogramos.

Los detenidos fueron puestos a disposición de los Juzgados de Ejea de los Caballeros y Aoiz (Navarra) en la mañana del día 20 de julio, decretando para ellos su ingreso en prisión.

LO MÁS VISTO