El Huesca lograba un meritorio empate en el Ciudad de Valencia. Foto: S.D.H.

Empate a cero entre el Levante y una Sociedad Deportiva Huesca que supo resistir a la perfección las embestidas locales. El cuadro de Cuco Ziganda supo rescatar un punto que sabe bien, especialmente viendo a un equipo valenciano con jugadores de máximo nivel. Los oscenses pueden crecer a partir de un buen resultado y ya piensan en el duelo ante el Cartagena.

El primer Huesca del año partía con Andrés Fernández en portería; Ratiu, Pulido, Hugo Anglada y Florian Miguel formaban atrás. Tomeo y Timor cubrían la sala de máquinas, con bandas para Soko y Marc Mateu. Arriba, Escriche y Kanté tratarían de perforar la meta de Cárdenas. Jugadores como Melero eran más que conocidos en Huesca e Iborra y Postigo daban nivel de Primera División al cuadro levantinista.

A primera vista se apreciaba que el granota era un cuadro poderoso. La forma de tocar y mover el cuero dejaba entrever una calidad superior. Pero el Huesca utilizaba sus armas, especialmente pinchando a Wesley para sacarle del partido. Alguna pequeña bronca se había formado a los cinco minutos.

La presión local ahogaba al cuadro de Ziganda, y un par de pérdidas les hacían pasar apuros. Una sensacional jugada de Brugué obligaba a Pulido a exprimirse al máximo, y tirándose con todo en el área, lograba tocar balón para enviarlo a córner en el minuto 12. Primer aviso serio que no iba a quedar ahí. Otra con varios rechaces terminó en saque de esquina previo centro de Son que casi encuentra rematado y hubiese supuesto el 1-0. Y en el 20, un pase de la muerte de Saracchi previa jugada de Wesley era rechazado por Timor.

No lograba sacudirse el Huesca el claro dominio del Levante, pero, aun así, con una jugada individual, Escriche lograba colarse en el área rival, aunque sin claro peligro. Un par de acercamientos a través de saques de esquina daban a los oscenses la posibilidad de crear peligro, pero no sacaban petróleo. Respondía Soko a la media hora de juego tras un lanzamiento de falta para confirmar que el Huesca despertaba.

Poco más en una primera parte que llegaba a su fin, pero al filo del descanso, Pulido enganchaba un cuero de cabeza que casi termina en el 0-1. Y después sería Escriche quien enviaría el balón al travesaño a centro de Marc Mateu. El Huesca había conseguido quitarse al Levante de encima en los últimos minutos de la primera mitad y daba más sensación de tratar al rival de tú a tú. Además, Saracchi dejaba el terreno de juego lesionado.

Segunda parte larga

Comenzaba el segundo asalto con un remate de Wesley que obligaba a Andrés a exprimirse para evitar el gol. Sería después Pulido quien tocaría el balón de Wesley para evitar su remate en un nuevo inicio con asedio valenciano. Y sería Melero el que tendría una doble ocasión para abrir la lata. Primero un remate de cabeza que Andrés sacaba bajo palos y, en el rechace, con el arquero en el suelo, enviaba el balón fuera protagonizando la más clara del choque.

Un disparo desde media distancia de Montiel volvía a hace trabajar a un Andrés que, tras la jugada de Melero, poco trabajo había tenido bajo palos. Con un añadido que se iba hasta los siete minutos, el Huesca debía emplearse a fondo para mantener el resultado y, quien sabe, lograr el 0-1. Lo hizo por medio de Gerard Valentín, pero un claro fuera de juego impedía que subiese al marcador.

Cerraba el Huesca su primer partido con tablas y un calor que marcó el desenlace de un choque agotador para los jugadores. 0-0 que reinó desde el principio hasta el final en el marcador y un conjunto altoaragonés que supo aguantar las embestidas levantinas. El empate vale para un Huesca que, poco a poco, apunta a ir creciendo en la categoría.

NOTICIAS DESTACADAS