Hasta el momento solo dos partidos han anunciado quienes serán sus candidatos: PSOE y CHA

El nuevo curso político arrancará en septiembre con asignaturas pendientes. Entre ellas, elegir quién será la cabeza de lista de cada partido al Gobierno de Aragón. Con unas Cortes cada vez más fragmentadas y con la ya establecida necesidad de pactos, los grupos parlamentarios ultiman una carrera a contrarreloj: elegir a un representante, que no tiene por qué ser el mejor, que convenza a los aragoneses en las próximas elecciones autonómicas.

Hasta el momento solo dos partidos han anunciado quienes serán sus candidatos. El actual líder de la DGA, Javier Lambán, ya ha avanzado que repetirá como cabeza de lista en los comicios de mayo de 2023. “Es un pulso conmigo mismo, con mi familia y con mi partido, pero en principio creo que me presentaré”, reconocía. Será la tercera cita electoral del ejeano como aspirante a la Presidencia, y en las dos anteriores ha conseguido entrar en el Pigantelli. Manteniendo que el PSOE es el “único” que puede llegar a grandes pactos, “gracias a la transversalidad, la moderación y el diálogo”, Lambán intentará continuar en el sillón autonómico y evitar inaugurar la oposición.

Otro que tiene los deberes hechos es Chunta Aragonesista. El consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, volverá a presidir la candidatura de CHA a Aragón. “La defenderé con honor y responsabilidad”, manifestaba, tras destacar que, con su aval de siete años en el Ejecutivo, “hemos demostrado que sabemos gobernar y gestionar con coherencia”. “Mi apuesta es volver a ilusionar a la gente. Es preocupante y malo para la calidad democrática que la gente vote en contra de otros”, lamentaba. El presidente del partido, Joaquín Palacín, será la cabeza de lista por Huesca, Soro por Zaragoza y José Manuel Salvador repetirá por Teruel.

La gran incógnita se sigue situando en el PP. El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, aún no ha decidido si permanecerá en el Consistorio o se estrenará como candidato a la DGA. El líder de los populares nacionales, Alberto Núñez Feijóo, apuntaba a principios de 2023 dicha resolución. “Azcón es un activo para Zaragoza y para toda la Comunidad. Tiene una enorme capacidad energética electoral instalada”, sostenía el expresidente de Galicia, tras señalar que es el PP de Aragón quien debe abrir un “periodo de reflexión interno” y ser quien “señale, seleccione y proponga definitivamente a sus candidatos”. En un contexto en el que Luis María Beamonte, candidato en 2019, ya dio un paso al lado y con Mar Vaquero y Ana Alós, portavoces en las Cortes y en la formación, cogiendo peso dentro del PP, el principal partido de la oposición deberá decidir quien le intentará arrebatar el sillón a Lambán.

Por su parte, Ciudadanos tiene que enfrentarse a dos cuestiones: decidir si su actual portavoz en las Cortes, Daniel Pérez Calvo, reiterará su candidatura a la Presidencia de Aragón y luchar contra la “debacle” que le dan todas las encuestas. Una “desaparición” como partido que ya se ha visto en las anteriores elecciones generales o en los comicios de Andalucía y Castilla y León. En el Ayuntamiento de Zaragoza, Cs también tiene un frente abierto, en este caso, con la concejal Carmen Herrarte que dejaba hace una semana todos sus cargos en la dirección, tanto el de secretaria del Comité Ejecutivo como del Comité Autonómico, por “coherencia” y “discrepancias” con el partido. Unas diferencias que deberán solucionar de cara a mayo de 2023.

Podemos se encuentra trabajando en la “elección de sus caras visibles de cara al próximo año electoral”. Así se lo justificaron al anterior portavoz morado en las Cortes, Nacho Escartín, que fue cesado por Telegram “sin debate previo”. Según él, la coordinadora de Podemos Aragón, Maru Díaz, “va a poner personas de confianza”. Precisamente, la parlamentaria Marta de Santos ocupará el cargo de Escartín y Marta de Prades desempeñará la función de portavoz adjunta y a nivel orgánico. Unos cambios que se desconoce si llegarán también al candidato al Ejecutivo autonómico. Si repitiera la también consejera de Universidades, podría volver a ser la única mujer en optar a presidir la DGA. “Queremos un equipo de gobierno único, formado por expertos, que seguramente no militarían nunca en una formación. No queremos ser la esquina del tablero a la izquierda del PSOE”, indicaba Díaz.

El presidente del PAR, Arturo Aliaga, tampoco reconoce si se volverá a presentar como aspirante al Gobierno aragonés. El vicepresidente y consejero de Industria subrayaba hace unas semanas que “eso no toca aún”, aunque no descartaba la reelección. Aliaga hacía hincapié en que para presentarse debería contar con el respaldo de la “mayoría de la gente” que le ha apoyado “en los momentos más difíciles” y que no le ha “clavado cuchillos”. “Hay gente muy válida y potente en la formación”, recalcaba. Precisamente, Aliaga tuvo que hacer frente a los críticos del PAR, un sector renovador liderado por la entonces directora general de Turismo, Elena Allué, que buscaba arrebatarle la dirección del partido, algo que finalmente no ocurrió.

Respecto a Vox, el partido lo tiene claro: el objetivo es “mejorar” los resultados electorales de las anteriores elecciones, una situación que se ha visto reflejada en los comicios de Andalucía y Castilla y León. Con tres diputados en las Cortes de Aragón, su portavoz, Santiago Morón, aún no ha anunciado si repetirá como candidato a la Presidencia del Ejecutivo autonómico. Algo que tampoco ha ocurrido con el diputado de IU, Álvaro Sanz.

La política aragonesa, acostumbrada a los escenarios fragmentados, deberá contar, posiblemente, con una nueva fuerza: Aragón Existe, hermano de Teruel Existe. Su diputado en el Congreso, Tomás Guitarte, tampoco desvelaba si optaría a la DGA, pero sí que afirmaba que intentarán “garantizar la gobernabilidad allí donde estemos”, aunque reconocen que “no sería factible un acuerdo con Vox”.

NOTICIAS DESTACADAS