El entrenador podría introducir cambios de cara al choque de este sábado. Foto: Laura Trives

Por segundo partido consecutivo tras sufrir un choque en pretemporada, Iván Azón no podrá jugar con el Real Zaragoza. El club se remite al parte que ofreció hace varios días hablando de una contusión, mientras que el míster, Juan Carlos Carcedo, habla de “un fuerte golpe”. Sin embargo, se desconoce cuándo estará disponible para el entrenador.

El técnico sí que ha señalado que está “en los plazos”, pero reconoce que “le ha afectado y no se sabe lo que tardará”. No ha tenido ninguna recaída, pero es una contusión “que le impide la flexión de la rodilla”. Actualmente se encuentra haciendo trabajos sin impacto “para que mejore lo antes posible, pero todavía hay que esperar”.

La baja de Azón supone “una posibilidad menos” para la zona de ataque que, de por sí, ya está muy complicada. Aun así, la gente está trabajando bien, el equipo está muy comprometido y haciendo buenas sesiones”. “Hay posibilidades de repetir y de que algún compañero pueda entrar. Están trabajando, haciendo las cosas que el cuerpo técnico quiere y podría haber alguna novedad”, ha declarado Carcedo.

En lo deportivo y en todo lo que envuelve al choque, el duelo ante el Levante es especial. Es el regreso del Real Zaragoza a su casa, ante un rival complicado y con el nuevo Consejo de Administración. Carcedo ha sido claro señalando que especial es “cada vez que se juega en La Romareda”, a pesar de que el estreno es ilusionante. Los consejeros le demostraron “cercanía, sencillez e ilusión”, además de “muchas ganas de ayudar para que el proyecto sea importante”.

Enfrente estará un Levante recién descendido que se quedó sin sumar en el primer partido. Su potencial económico es importante y “va a ser un rival de los que va a estar arriba”. No es fácil ganar, son tres puntos complicados frente a un conjunto “con marca identidad, físicamente fuerte. Para vencer será necesario mejorar el aspecto ofensivo, que Carcedo lo considera “algo global”, no solo de los delanteros.

El míster ve su debut en La Romareda como “algo soñado”. “Cuando uno ficha por el Real Zaragoza está deseando que llegue el primer partido”, ha declarado el entrenador. El año pasado debutó aquí con el Ibiza y tiene un gran recuerdo de ello. Ya han venido varias veces para adaptarse y en la Basílica pudieron palpar “la ilusión de la gente”, que siempre “da un plus”. Ahora debe sumar tres puntos de oro para que La Romareda, poco a poco, pueda convertirse en un fortín.