Azcón y Mas coincidieron en el acto del Real Zaragoza por el 40 aniversario del Estatuto de Aragón | Foto: Toni Galán

El partido de este sábado que enfrentaba al Real Zaragoza y al Levante no fue solo el inicio de la temporada en La Romareda junto a la afición blanquilla. Esta segunda jornada de liga, la primera en casa, bien se podría decir que supuso también el inicio de una nueva era o, al menos, de una nueva directiva y un nuevo proyecto de Consejo de Administración. Con ellos ya pudo tener palabras esta semana el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, quien también ve en este comienzo una «ocasión definitiva» para poner en marcha la nueva Romareda, sin que las arcas municipales asuman la mayor parte del coste de la construcción del nuevo campo.

«Es necesario hacer un nuevo campo de fútbol y yo creo que todo está alineado para que ese campo de fútbol empiece a ver la luz en los próximos meses. La Romareda está como está, es evidente que necesitamos un nuevo campo de fútbol en la quinta ciudad de España, pero también es muy evidente que en el 2030 España va a ser sede de un Mundial de Fútbol y necesitamos un nuevo campo para aspirar a ser una de las sedes de ese Mundial que no solo deportivamente, sino también económicamente, supondrá un impacto importantísimo en la ciudad», ha recordado Azcón.

Aunque se lleva meses debatiendo sobre el futuro del estadio y la necesidad del mismo, esta ha sido la primera ocasión en la que se ha hablado algo más claro de su financiación. Y es que el alcalde de la ciudad ha dejado entrever que será el propio club quien asuma la mayor parte del coste. «Yo estoy convencido de que los números van a salir. Este proyecto va a ser el menos gravoso para el Ayuntamiento de Zaragoza de todos los que ha habido en la historia y previamente han fracasado. Yo estoy convencido de que, en esta ocasión, el Real Zaragoza va a tener una opinión y un papel determinante en el nuevo campo de fútbol y, por tanto, en sufragar ese campo de fútbol», ha asegurado.

En cualquier caso, también se ha reafirmado el compromiso del Ayuntamiento de Zaragoza para que este proyecto pueda salir adelante. Así, aunque se conocerán más detalles en las próximas semanas, lo que también ha querido dejar claro el alcalde de la ciudad es que, desde el consistorio, «arrimarán el hombro», dado que se trata de una buena noticia para ambas partes.

NOTICIAS DESTACADAS