Soko fue el mejor de los locales. Foto: S.D. Huesca

En categorías profesionales los regalos se pagan caros y eso es lo que le sucedió a la Sociedad Deportiva Huesca en su estreno de la temporada en El Alcoraz. Tras un inicio liguero sólido en el Ciutat de Valencia, cosechando un 0-0 ante el Levante, a los de Ziganda se les esfumó la capacidad defensiva para acabar cayendo por 2-3 frente al Cartagena, obsequiando a los visitantes con dos penaltis innecesarios. El último, el decisivo, en el minuto 95.

Cuco Ziganda repetía once en el estreno del equipo en El Alcoraz. Con Andrés Fernández; Ratiu, Pulido, Anglada y Florian; Timor, Tomeo y Soko en la parte ancha; y, la más ofensiva, para Mateu, Escriche y Kanté. Mientras que el Cartagena llegaba a tierras azulgranas con tres viejos conocidos de la afición como titulares: Datkovic, Mikel Rico y Ferreiro. Los oscenses saltaron al terreno de juego con la intención de adelantarse pronto en el electrónico y poner el partido de cara.

Líneas adelantadas, presión arriba con Escriche o Kanté como estiletes y, con balón, buscando la habilidad de Soko y su potencia para generar peligro. El camerunés tenía la primera del partido, rematando alto un envío desde el córner de Marc Mateu en el minuto 13. Eso sí, el Cartagena también mostraba sus credenciales para generar peligro. Alcalá en una falta desde la frontal se topaba con el palo de la meta defendida por Andrés, mientras que Ferreiro tampoco estaba acertado en el rechace perdonando el 0-1.

Contraatacaría el Huesca con un centro de Florian Miguel que no encontraba por poco a Kanté en el remate, antes de que el choque se diera un respiro por parte de ambos conjuntos. Y eso no sentó bien a los locales. Pasada la media hora, error colegial de Anglada, que se dormía ante Ortuño y acababa derribándole dentro del área. Penalti y amarilla de libro y el ex zaragocista batía a Andrés, no perdonaba, para adelantar al efesé en el luminoso antes de la pausa de hidratación.

Sentó fatal el tanto al Huesca, le hizo tambalearse, y los de Ziganda pedían a gritos el descanso. Pero el fútbol es fútbol y muchas veces no hay que buscarle el sentido. En el minuto 47, con la primera parte ya agonizando, Kanté llevaba las tablas al marcador tras un buen centro de Soko, aprovechando la verbena defensiva visitante. Moralmente importantísimo para los azulgranas antes del descanso irse con 1-1.

Segunda parte

Salía enchufada la S.D. Huesca en la segunda mitad, intentándolo por medio de Marc Mateu aunque su conato se marchaba desviado. Otra vez, por cierto, tras un envío de Soko, el mejor de los oscenses. Movería el banquillo Ziganda con triple cambio, con las entradas de Kevin Carlos, Óscar Sielva y Gerard Valentín en detrimento de Tomeo, Kanté y Ratiu. Pero el palo llegaría en el 65.

Jugada que nacía de las botas de Mikel Rico, viendo a la espalda del lateral zurdo oscense a Calero, que cedía para Ortuño. No encontraba oposición prácticamente el ariete del conjunto de Cartagena ante una defensa blanda, inexistente, y subía el 1-2 al electrónico. Con poco fútbol, si eso directo, el Huesca trataba de empatar y quemaba los cambios con Hashimoto y Juan Villar, sustituyendo a Timor y a Soko.

Y lo lograría. Gerard Valentín probaba con un centro duro que tocaba en un defensa y también contaba con el regalo desafortunado del portero visitante, Marc Martínez, quien introducía el balón en su propia portería tras rechazar en el palo. Parecía un empate justo visto lo visto pero faltaba por llegar el enésimo regalo infantil local.

Era Hashimoto esta vez el que metía la pierna donde no debía y derribaba con claridad a Tejera dentro del área, cuando más duele, en el 95. El thriller se resolvía con Sadiku batiendo a Andrés y dando, con el 2-3, los tres puntos al Cartagena. Primera derrota del Huesca, quien no pudo ni siquiera meter miedo con el partido marchándose hasta el minuto 100. Y que deja un sabor más que amargo en el debut en El Alcoraz.

NOTICIAS DESTACADAS