La huelga está afectando en los meses de verano tres días por semana | Foto: Laura Trives

El conflicto del bus sigue provocando estos días paros parciales en la capital aragonesa. Mientras tanto, empresa y trabajadores continúan en un tira y afloja en la negociación de un convenio colectivo. El próximo 5 de septiembre es la fecha marcada por el comité de trabajadores para endurecer los paros que durante los meses de verano se habían limitado a tres días por semana. Llegados a esa fecha, estos se recrudecerían con afecciones de lunes a domingo en tres franjas de horarias de mañana, mediodía y tarde.

Esta situación llega después de que el pasado 31 de julio, tal y como había avisado, la empresa concesionaria de la red de autobuses urbanos, Avanza, retirase la oferta que tenía sobre la mesa y con la cual habían estado negociado hasta entonces en el SAMA. Ahora, a poco más de una semana para que el mes de agosto llegue a su fin, habrá que ver cómo y de qué forma se pueden retomar esas negociaciones.

Desde el Ayuntamiento de Zaragoza, la concejal de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, ha afirmado que se está instando a las partes a que recuperen la oferta que se mantenía activa hasta finales de julio para que, después de estas semanas de verano de «reflexión» y «conversaciones más informales», vuelvan a trabajar juntos para cerrar el convenio colectivo.

En esta línea, Chueca ha insistido en que, aunque desde el consistorio no tienen competencias laborales para resolver este conflicto, está dispuesta a volver a reunirse con empresa y trabajadores «si eso ayuda». De igual forma, también ha reconocido que «lo deseable» es que esto ocurriera antes del día 5, ya que «había una buena propuesta» y «es responsabilidad de ambas partes llegan a un acuerdo y no tomar de rehén a la ciudad de Zaragoza».