Unos 500 pacientes podrían beneficiarse de esta tecnología

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha anunciado en las Cortes la implantación de un sistema de cirugía robotizada en los hospitales del Salud, que estará en funcionamiento a partir del próximo año 2023. Este proyecto permitirá que los pacientes que necesiten intervenciones de alta precisión puedan beneficiarse de las ventajas de esta modalidad con menores efectos secundarios y secuelas, además de favorecer una recuperación más rápida.

Incluye especialidades como Urología, Cirugía General, Ginecología, Cirugía Torácica y ORL, y beneficiará especialmente a pacientes que precisen intervenciones oncológicas o de alta complejidad, permitiendo una mayor precisión en la disección quirúrgica y en el acceso a espacios reducidos. De este modo, se ayuda a los cirujanos reduciendo los errores o imprecisiones humanas, por lo que otorga una mayor seguridad quirúrgica, menor sangrado y más rápida recuperación. Unos 500 pacientes se podrían beneficiar de esta nueva tecnología cada año.

El otro anuncio ha sido la compra de cuatro aceleradores lineales. El Consejo de Gobierno del pasado lunes autorizó la contratación, por parte del Servicio Aragonés de Salud, del suministro por un importe de 8.542.600 euros. Todos ellos tienen que estar instalados en septiembre de 2023, conforme a las condiciones recogidas en el Plan Inveat, a través del que se financian estos equipos.

Uno de los nuevos aceleradores se instalará en el Hospital Universitario San Jorge, siendo el primer aparato de estas características en la provincia. Los otros tres servirán para reponer equipos que se habían quedado anticuados, dos en el Hospital Universitario Miguel Servet y uno en Clínico Lozano Blesa.

De esta forma, la Comunidad tendrá dentro de un año siete acelerados lineales públicos para poder llevar a cabo los tratamientos de radioterapia. A estos se sumará un octavo equipo que se instalará en el nuevo hospital de Teruel y que se adquirirá con otros fondos.

Los cuatro aceleradores forman parte de los 28 equipos que el Servicio Aragonés de Salud va a adquirir a través del Inveat, gracias al cual Aragón cuenta con 26.578.606 euros de presupuesto para renovar tecnología sanitaria. Los objetivos de este plan son fundamentalmente dos. Por un lado, reducir la obsolescencia del parque tecnológico de equipos de alta tecnología, para lo que se plantea renovar los equipos que tienen doce años o más y, además, de los aceleradores y tomagrafrías computericadas de 10 o 11 años. Por otro, se pretende elevar como mínimo un 15% la tasa media de densidad de equipos de alta tecnología por 100.000 habitantes, para con ello mejorar la equidad en el acceso a estas tecnologías.

NOTICIAS DESTACADAS