Los oscenses se impusieron ante el Málaga por 1-0. Foto: S.D. Huesca

Segundo triunfo consecutivo en casa para un Sociedad Deportiva Huesca que quiere mirar a la parte alta de la tabla. Con seis puntos de seis posibles en los dos últimos choques, ambos en El Alcoraz, los de Cuco Ziganda van dando pasos hacia la consolidación. Un gol de Juan Carlos Real otorgó el triunfo frente al Málaga por 1-0 para confirmar ese décimo puesto y quedarse a solo dos del playoff.

Repetía el Cuco Ziganda once en El Alcoraz para intentar la segunda victoria. Andrés; Ratiu, Timor, Blasco, Florian; Kento, Tomeo, Soko, Msrc Mateu; Kevin Carlos y Escriche. Así intentaría el triunfo un Huesca que quería sacar la cabeza de la parte baja. Febas, Guallar o Rubén Castro eran los más reconocibles de los malacitanos.

Sin grandes ocasiones sucedían los primeros 20 minutos. Se podría destacar la fuerza de Kevin Carlos en un par de jugadas cerca de la meta de Manolo Reina, pero sin peligro serio para los locales. El arquero sí que se luciría en el 25 tras un remate de Escriche a centro de Marc Mateu, evitando así el 1-0 en la más clara del duelo. Y en esa misma contra, Febas se llevaba el cuero en una carrera de 60 metros para poner el pase de la muerte sin que Rubén Castro acertase a rematar.

Partido abierto y con alternativas, pero sin grandes ocasiones ni un dominador claro. El Huesca respondía a las llegadas de Febas y Rubén Castro con las de Soko y Kevin Carlos, aunque no se lograba perforar la meta. Un poco más claro fue el centro que dejó pasar Fran Villalba y luego no encontró rematador. O la de Febas que le dejó solo ante Andrés sin lograr rematar. Pero, aun así, empate a cero al término de una primera mitad donde lo justo había sido el empate.

Juan Carlos decide la segunda parte

La tónica era exactamente la misma en al comienzo de los segundos 45 minutos: duelo de centros sin rematador que terminaban con el mismo 0-0 con el que se comenzaba. Sin embargo, Juan Carlos Real encontraba el momento para abrir la lata. Corría el minuto 67 cuando recibía un balón en la frontal del área con tiempo para levantar la cabeza y ajustarla al palo de su derecha. 1-0 en el marcador para encarrilar la segunda victoria.

Tocaba sufrir, y sabía hacerlo el cuadro oscense. Las internadas de Febas y Haitam, ingresado en la segunda mitad, dejaban en varias ocasiones con el corazón en un puño a los aficionados que se dieron cita en El Alcoraz. Pasaba el tiempo, El Alcoraz apretaba y, por fin, el cuadro altoaragonés, tras cinco eternos minutos de descuento, agarraba la victoria.

Tras dos triunfos consecutivos, el Huesca se puede permitir el lujo de mirar hacia la parte de arriba. Con dos puntos de distancia del playoff, el cuadro del Cuco Ziganda es capaz de saborear todavía más el dulce de la victoria. Los altoaragoneses comienzan a carburar, la mejor noticia posible para un Huesca que quiere más.