Este nuevo curso contará con 6.000 nuevos estudiantes

Pistoletazo de salida a un nuevo curso en la Universidad de Zaragoza marcado por el regreso a una normalidad total tras la pandemia, pero con las “amenazas presupuestarias” provocadas por los efectos de la guerra en Ucrania, los costes de la energía y la inflación. Una vuelta a las aulas que inician nueve meses que contarán con dos importantes hitos en la historia del campus: el fin de los exámenes de septiembre y la ansiada inauguración de la Facultad de Filosofía y Letras, prevista para los primeros meses de 2023.

Un cambio en el calendario, el paso de la convocatoria de septiembre a julio, que, para el rector, José Antonio Mayoral, era “imprescindible” para mejorar la competitividad del alumnado. “Nuestro estudiantado competía mal en movilidad, en postgrado, en becas, porque se dan en agosto, y para obtener puestos de trabajo”, ha afirmado el responsable de la UZ, quien ha explicado que este año será “acordeón” porque convivirán los exámenes de septiembre del pasado curso y los de julio del recién inaugurado.

Este nuevo curso contará con 6.000 nuevos estudiantes, siendo las carreras de salud, como Veterinaria, Fisioterapia, Enfermería, Odontología y Medicina, así como las dobles titulaciones, las carreras con mayor demanda. De hecho, el rector ha valorado la “aventura compleja” que se ha iniciado en Teruel con una doble titulación de ADE e Informática, “algo muy complejo, porque vienen de dos ramas de conocimiento diferentes”, pero que “es una llamada hacia la importancia de la transversalidad”, y que “ha tenido mucho éxito de demanda”.

La crisis energética y las “amenazas presupuestarias” van a centrar muchas de las conversaciones entre el Rectorado y el Ejecutivo autonómico, cuya responsable de Universidad, Maru Díaz, inicia tras este acto de apertura del curso su baja maternal. El objetivo en los próximos meses será “optimizar el uso de los espacios en las horas de más luz”. “Nunca se dijo que se iban a cerrar los edificios antes. Se hace investigación, tutorías, bibliotecas… Se va a optimizar las actividades y el uso de aulas y laboratorios”, ha reiterado el rector, que también está trabajando en “sectorializar” los edificios, es decir, que “una parte del edificio que pueda tener más uso tenga la calefacción independiente de otro espacio”.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha encabezado el acto de apertura del curso, donde ha ratificado su compromiso con la UZ por su “importancia y carácter imprescindible” como “motor de desarrollo económico, social, cívico y cultural” de la Comunidad, así como el “principal motor para retener y atraer talento”. De hecho, espera que en 2026 el Ejecutivo asuma el 100% del gasto corriente de la institución, fruto del Modelo de Financiación firmado a principios de 2022, cuando este año ya llegará al 96%.

La crisis energética y las “amenazas presupuestarias” van a centrar muchas de las conversaciones entre el Rectorado y el Ejecutivo autonómico

NOTICIAS DESTACADAS