El delantero no ha podido viajar con el equipo. Foto: Real Zaragoza (Tino Gil)

“Siempre es bueno contar con todos”, afirmaba este viernes el entrenador del Real Zaragoza, Juan Ignacio Martínez, este viernes en rueda de prensa. Pero prácticamente nada duraban las buenas noticias porque Nano Mesa se ha caído a última hora de la lista de convocados por unas molestias musculares, dejándole fuera del choque ante el Amorebieta. Eso sí, regresa Fran Gámez tras cumplir sanción y ahora JIM tiene que valorar si mantiene a Lluís López en el once con Francés de lateral o es el valenciano quien se pone por la derecha.

En el caso de Francés, como central “está haciendo un trabajo de excelencia”, pero Lluís “ha completado muy buenos partidos”. La duda podría estar más en el lateral derecho, entre Francés y Gámez, aunque afecte directamente al central. El canterano tiene una polivalencia “muy buena”, pero su rendimiento “top” lo da como central, aunque ayude por banda. Eso sí, sin menospreciar a Lluís, “que ha venido de puntillas y está dando un rendimiento muy bueno”.

De todas formas, JIM ha dejado claro que, cuando decide quién juega, lo hace “en el mejor de los sentidos”. Sin embargo, hasta ahora ha habido jugadores de baja “por la selección, sanción o lesión”, por lo que no ha podido repetir once. Antiguamente “las alineaciones se recitaban de memoria”, pero la situación actual también habla bien “del potencial de la plantilla”. “Eso de entrar y salir ha dado ese plus de competitividad y suma de puntos”, ha afirmado.

Ahora es fundamental “sumar cuanto antes para generar ilusión a nivel de grupo”. Es un partido condicionado especialmente por la meteorología, con importantes lluvias, y espera que el equipo sepa adaptarse para “salir victoriosos”. Importa ahora “romper la dinámica para volver a la senda del triunfo”.

Pasan por la cabeza ideas para configurar el once, pero no cree que se decantará por la defensa de tres centrales. Quizá lo podría hacer en función de cómo se diese el partido, pero en el planteamiento inicial busca que el Real Zaragoza sea el de siempre. Quiere ser un rival “con ataque directo”, con jugadores que se sumen al ataque y que, en esa presión, “el rival no te golpee tan alto para segundas jugadas”. Es consciente de que van a predominar estas segundas jugadas y deben ser “muy fuertes”.

Ante el Leganés era un partido para reengancharse a la zona alta, pero tienen claro que el fútbol “funciona el futbol por victorias”. Es una categoría larguísima en la que “todos pueden ganar a cualquiera”. En este caso, el Amorebieta ha hecho sufrir a equipos aspirantes a Primera, pero tiene confianza porque sus jugadores “se lo dejan todo”. “90 minutos dan para mucho y tenemos que ser muy prácticos”, ha destacado.

NOTICIAS DESTACADAS