Imagen de archivo de una intervención de la Guardia Civil

La Guardia Civil ha detenido a dos personas, de 39 y 47 años, como presuntos autores de un total de trece robos durante el verano en la comarca de la Ribera Baja del Ebro (Zaragoza). Uno de ellos, tenía un piso alquilado en Alborge y era allí donde poseía su madriguera, ya que en esta vivienda guardó todo lo robado y, aún más, también decidió plantar marihuana. Todo fue descubierto por la propietaria.

La investigación se inició tras una denuncia interpuesta en la Guardia Civil de Escatrón en el mes de agosto. Una mujer con una casa en Alborge denunciaba que, tras tener conocimiento de la detención de dos personas en un domicilio colindante al suyo, había ido a su propiedad y había observado que la casa se encontraba revuelta, con diversos objetos que no eran de su propiedad, así como una veintena de plantas de marihuana. Informando además de la identidad del último morador del inmueble, en régimen de alquiler.

Efectivos del equipo Roca y Policía Judicial de la Guardia Civil de Caspe se trasladaron a esta vivienda y observaron que los efectos que encontró la denunciante y que no eran de su propiedad, podrían corresponderse con los sustraídos en varias explotaciones agrícolas y fincas ubicadas en diferentes localidades de la comarca de la Ribera Baja del Ebro.

Como resultado de las gestiones llevadas a cabo durante estos últimos meses, se obtuvieron indicios que evidenciaban que tanto el último morador del inmueble de Alborge, como un amigo suyo, habrían llevado a cabo los diferentes robos, trasladado todo lo robado hasta esta casa. Los agentes también comprobaron que multitud de material podría haber sido trasladado a centros de reciclaje para obtener con ello un beneficio económico.

De las gestiones realizadas en diferentes establecimientos de reciclaje ubicados en la provincia de Zaragoza, se localizó que, en dos de ellos, los sospechosos habían hecho varias entregas de material procedente de los robos en pocos días posteriores a cometerse los mismos, llegando incluso a localizar varios de estos efectos que no habían sido todavía destruidos y que posteriormente fueron reconocidos por sus propietarios.

Como resultado de la investigación realizada sobre el vehículo utilizado por los sospechosos tanto para cometer los robos como para trasladarse a los centros de reciclaje, y ante la sustracción de gasoil agrícola en las explotaciones objeto de robo, se logró determinar que dicho combustible había sido utilizado para repostar ese turismo. Hecho que se constató tras la localización de este vehículo y su comprobación del combustible. Por todo lo anterior, el pasado viernes 26 de noviembre, la Guardia Civil localizó a los dos sospechosos, dos varones de nacionalidad española, de 39 y 47 años, y a los que les constan antecedentes policiales por diversos motivos, a los que se les imputaron un total de doce de delitos de robo con fuerza y uno de hurto, cometidos entre los meses de junio a agosto, en las localidades de Alborge, Alforque, La Zaida y Sástago.

Con esta investigación, desarrollada por la Guardia Civil de Escatrón, equipo Roca y de Policía Judicial de Caspe, se han esclarecido un total de trece delitos contra el patrimonio cometidos durante el periodo estival en la comarca de la Ribera Baja del Ebro.

NOTICIAS DESTACADAS