La temporada de la trufa se extiende de noviembre a febrero y se exporta a todos los continentes del mundo

Hasta el próximo lunes 6 de diciembre tendrá lugar esta cita gastronómica centrada en la trufa negra, conocida como el diamante negro o Tuber melanosporum. Se presenta, se prueba y se da a conocer este hongo que se produce en la comarca turolense de Gúdar-Javalambre, una de las denominadas “localidades españolas de la trufa negra”. El vicepresidente y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial, Arturo Aliaga, acompañado de la consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales, Mayte Pérez, han inaugurado esta feria que es ya un referente nacional e internacional.

Arturo Aliaga ha incidido en que “esta feria cumple veinte ediciones demostrando que el de la trufa es un sector pujante en la investigación y en la apuesta por nuevos productos, generando iniciativas que potencian la creación de empleo. La evolución de la trufa ha sido rápida y continuada y se ha sustentado en tres ejes fundamentales: el compromiso del Gobierno de Aragón con este producto, que es exclusivo y claramente identificado con Teruel, el compromiso con los regadíos largamente reivindicados y la labor de especialización de los truficultores”.

El vicepresidente ha subrayado también que “el sector de la trufa ha sabido impulsar una especialización inteligente y dirigida a un mercado exigente, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, pero se ha de seguir trabajando para impulsar su comercialización abriendo canales directos con los mercados más exigentes y protegiendo un producto originario en Teruel, principal potencia mundial de Tuber melanosporum”.

El Gobierno de Aragón impulsa, además, el proyecto para poner en marcha en esta zona más de 600 hectáreas de regadío social que supondrá una inversión de más de 15 millones de euro que serán financiados entre el Gobierno de Aragón y los propios truficultores. Este proyecto se desarrollará en cuatro municipios: Sarrión, Albentosa, La Puebla de Valverde y Manzanera.

La temporada de la trufa se extiende de noviembre a febrero y se exporta a todos los continentes del mundo. El público principal que participa en la Feria de Sarrión es fundamentalmente profesional, pero participa también el público general y esa ha sido la razón por la que se han ampliado las actividades y se ofrecen cursos y talleres de cocina en los que se realizan recetas con la trufa como ingrediente indispensable.

En esta vigésima edición se podrán visitar 44 expositores. En ellos se podrá encontrar información sobre viveros y empresas de transformación, conservas o maquinaria. Y trasladado la experiencia culinaria a la feria, se podrán degustar tapas caseras realizadas por miembros de la Asociación de Mujeres de la localidad.

NOTICIAS DESTACADAS