Francho y Francés son los jugadores más valorados de los maños. Foto: Real Zaragoza

El duelo que enfrentará al Almería y al Real Zaragoza será, en este momento, la batalla de un gigantón contra un pequeño guerrero armado con una espada. Será la comparación entre un nuevo rico y un noble histórico que permanece actualmente en la ruina o el duelo que Don Quijote quiso mantener con los molinos de viento. Y es que, mientras la plantilla del conjunto maño apenas está valorada en 24,6 millones, la del Almería ya está en 57,6. 33 millones de diferencia que, eso sí, no tumban la ilusión zaragocista.

Desde luego, los maños son plenamente conscientes de qué supone llevar el nombre del Real Zaragoza, y están deseosos de consumar su particular Reconquista. A los mandos del capitán de la tropa, Juan Ignacio Martínez, los zaragozanos no tienen miedo. Poco les importa que el hombre gol del Almería, Umar Sadiq, ya cope el 73% del presupuesto zaragocista, con 18 millones de valor de mercado, según Transfermarkt.

Será el estadio de los Juegos Mediterráneos donde está previsto que la escuadra aragonesa comience el desembarco. A pesar de que el combate será severo, el botín es muy preciado: tres puntos de oro que acercarían al Real Zaragoza a la zona de playoff. Además, supondría tumbar en una sola semana al líder y al segundo clasificado después de haber superado al Eibar en casa.

Las armas del Almería son de sobras conocidas. No es solo Umar Sadiq -convertido en la punta de lanza del ejército almeriense- quien muestra un nivel de otra categoría. Sergio Akieme, lateral izquierdo fichado al F.C. Barcelona, tiene un valor de mercado de cinco millones, los mismos que el pivote Samu Costa. Un escalón por debajo se ubican el lateral derecho Alejandro Pozo, con cuatro de valor, o Robertone, que estaba lesionado y tiene previsto volver ya.

Uno se podría amilanar al ver a tan imponente adversario, pero no es el caso del Real Zaragoza. Francés y Francho, con cinco y tres millones respectivamente, son las armas más poderosas de los de JIM. A la vista está que fueron goleador y asistente en la victoria ante el Eibar. De todos modos, poco importa estar custodiados por un portero de 100.000 euros si se llama Cristian Álvarez o tener un centrocampista como Íñigo Eguaras a 800.000.

El conjunto de JIM va sin presión, con ganas de jugar su partido, de disputar su batalla y su estrategia para salir victorioso. Eso sí, no va a desperdiciar la oportunidad de ganar en el campo lo que no puede a base de millones. Es el momento de que el Real Zaragoza demuestre que la valía de sus armas está muy por encima de su coste.

NOTICIAS DESTACADAS