El suceso tuvo lugar la noche del martes en la calle Fita

La pareja agredida en la calle Fita, uno de ellos el propietario del bar Urano, en este puente de la Constitución ya ha denunciado a los atacantes: un grupo de menores de edad formado por alrededor de 15 personas. La Policía Nacional ya los tiene identificados y han informado de que su objetivo es robar. En cambio, el propietario del bar Urano, Javier Rodríguez, quien fue increpado por este grupo, ha afirmado que “la forma de actuar que tienen no es exclusivamente de robo porque, en nuestro caso particular, estábamos trabajando y vinieron a insultarnos, a llamarnos “sidosos”, “maricones de mierda” y a agredir”.

Una situación que se repite desde hace ya un mes. “Ha habido bastantes agresiones, algunas con robo y otras sin”, pero “siempre con el mismo modus operandi del insulto y de la agresión, que es muy salvaje”. Es por eso por lo que tanto Javier Rodríguez como su pareja, ambos afectados por los acontecimientos, ya han puesto una denuncia en la comisaría central de Zaragoza, aunque ahora la investigación continuará en el Juzgado de Menores, ya que “han abierto una diligencia más amplia”.

“Lo que queremos es más presencia policial y sentirnos arropados por las fuerzas de seguridad”, ha señalado Javier Rodríguez, quien ha pedido también “que esto se calme”. Además, ha comentado que “dentro de los locales no tenemos estos problemas porque nuestra clientela es muy tranquila. Nunca ha habido problemas. De hecho, este fin de semana tampoco los ha habido”.

Ahora, ha afirmado el dueño del Urano, “nos sentimos absolutamente desprotegidos” y “bastante inseguros, tanto los clientes, como los vecinos, la plantilla y nosotros como propietarios”.

Así, ha recordado que en la madrugada del martes al miércoles de esta misma semana “un grupo de chavales intentó entrar en el local” y los pararon en la puerta porque “dimos por hecho que eran, parte de ellos al menos, menores”. Entonces “empezaron a increparnos, a llamarnos maricones de mierda. Abrieron un contenedor que tenemos al lado del local, empezaron a coger botellas de vidrio, a lanzárnoslas contra la puerta (tenemos un crital reventado)”, ha relatado Javier Rodríguez. Además, “cuando una de las chicas que estaba en la puerta con el camarero fue a cerrar el contenedor, se lanzaron contra ella”. Así que, “mi compañero salió a separar y le agredieron unos 10-20 chavales con patadas, con la hebilla de un cinturón… Lleva contusiones y demás”, ha asegurado.

Posteriormente, el grupo de jóvenes acudió de nuevo al lugar e intentaron volver a entrar. “La policía ya había actuado y me volvieron a intentar agredir a mí. Me dieron un puñetazo en la clavícula y la misma actuación”, ha afirmado el propietario del Urano, quien ha añadido que es “un grupo grande, entonces nos sentimos muy vulnerables por un grupo de menores”.

NOTICIAS DESTACADAS