Calvo cree que el interlocutor en materia económica y presupuestaria debe ser el alcalde y no la consejera de Hacienda, María Navarro

El grupo municipal de Vox en el Ayuntamiento de Zaragoza ha anunciado este viernes su negativa a apoyar los próximos presupuestos para 2022. Lo ha hecho a través de su portavoz, Julio Calvo, quien ha asegurado que están valorando no apoyarlos «por el incumplimiento de todas las enmiendas que nosotros hemos presentado hasta la fecha». Por ello, también ha concretado que le pedirá una reunión al alcalde de la ciudad, Jorge Azcón, para antes del pleno del día 22 de diciembre.

«Creemos que a partir de ahora y en el año y medio que resta de corporación el interlocutor en materia económica y presupuestaria debería ser el alcalde y no la consejera, María Navarro, entre otras cosas, porque ya no solo hay que empezar a hablar de los presupuestos, sino del cumplimiento de todos los compromisos que adquirió en su momento con nosotros para que apoyáramos en su investidura, así como los posteriores», ha reclamado Calvo.

En esta línea, el portavoz de la formación ha hecho referencia al número de enmiendas presentadas por su grupo y que, hasta ahora, «no tienen ejecución». «Hemos presentado enmiendas en las que habíamos puesto mucho empeño como la regeneración de barrios y que ahora mismo tan solo tiene una ejecución del 4%. Hay otra para los polígonos industriales y tiene un nivel de ejecución nulo. Y, por último, en la zona de Zamoray Pignatelli conseguimos introducir una enmienda y hasta ahora solo ha llegado a la plaza Salamero», ha insistido.

En su anuncio, Julio Calvo también ha querido dejar claro que esta decisión se mantendrá «salvo que presenten algo que sea absolutamente irrechazable». De igual forma, también ha desvelado que hasta el momento «no se han producido conversaciones con el alcalde», pero sí le han hecho llegar su postura. «Tendría que haber una rebaja en los presupuestos acorde con la rebaja que ha sufrido el PIB de la ciudad. No es comprensible que cuando han caído los ingresos de las familias y de las empresas, el Ayuntamiento haya recaudado ya más por el IBI y la plusvalía que en 2020 o se esté incrementando la recaudación por multas».

En este sentido, han apuntado a que mientras que «el PIB español ha bajado un 7%, en esos dos años, el presupuesto municipal ha crecido un 6%. De hecho, entre el 2018 y el 2021 han crecido un 9%. Es decir, cuando los ingresos de las familias caen, la recaudación del ayuntamiento ha aumentado».

De igual forma, desde el grupo municipal también han hecho hincapié en sus «líneas rojas» de cara al apoyo del presupuesto. Así, Calvo ha vuelto a recordar que este debería contener «una política de contención del gasto, la reducción del presupuesto municipal e inversiones que se han quedado sin ejecutar como la regeneración de barrios, de polígonos industriales o de las zonas más afectadas del Casco Histórico».

NOTICIAS DESTACADAS