Se instalará en la avenida Pirineos de la ciudad de Zaragoza

Hasta 336 jóvenes podrán conseguir una plaza en la nueva residencia del Gobierno de Aragón que se instalará en la avenida Pirineos de la ciudad de Zaragoza. Un complejo de 12.500 metros cuadrados construido sobre y bajo el rasante del solar que se encuentra situado en la intersección con la calle Arquitecto La Figuera. Se estima que las obras puedan comenzar a mediados del curso que viene, “si todo va bien”, y el periodo de ejecución del proyecto podría tardar entre 14 y 15 meses.

Este nuevo espacio destinado “exclusivamente” a los más jóvenes, estará configurado por “espacios privados” que serán las habitaciones personales de cada uno, aunque también se busca que “puedan formar parte de una residencia y haya posibilidad de socializar entre ellos”, según han explicado desde FAV Arquitectura, diseñadores del proyecto. Es un modelo de edificio residencial que sigue las pautas del “Coliving”, procedente del norte de Europa. En él “tienes un espacio más privativo, pero formas parte de una sociedad”, han indicado.

Los espacios privados serán las habitaciones de cada uno de los inquilinos, cuyo coste se eleva hasta los 335 euros al mes. Son estancias “muy amplias con todos los equipamientos, baño propio, cocina, acceso a internet, televisión, y vendrá siempre totalmente equipada”, han detallado los arquitectos. Pero en ese objetivo de llevar hacia una socialización de los huéspedes, los usuarios dispondrán de salas comunes como cocinas, salones, zonas de estudio, de trabajo y un espacio de coworking de 400 metros cuadrados. Los dormitorios tendrán una superficie de 18,5 metros cuadrados y la ratio de espacio total por residente es de 37,5 m2. Por otro lado, el 5% de las habitaciones será accesible para personas con discapacidades auditivas, visuales o de movilidad.

La nueva residencia no sólo será para los residentes, sino que se ha buscado también “hacer algo que pudiera ayudar a generar vida en el barrio”, ha añadido, además de ser un edificio de “consumo energético casi nulo” y que dispondrá de instalaciones de geotermia y placas fotovoltaicas. En un principio, todas las estancias habitacionales serán de uso individual, aunque no descartan parear distintos dormitorios para poder albergar a parejas o incluso familias. En cualquier caso y a priori, la asignación de las plazas se realizará siguiendo el orden de presentación de solicitudes, con el único requisito de ser una persona joven.

Prioridad para el Gobierno de Aragón

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, ha asistido al acto de presentación y ha destacado que una de las prioridades del Ejecutivo autonómico es la de incrementar “de forma sustancial” el parque público en alquiler. “Puede haber otras fórmulas que ayuden, pero la prioridad tiene que ser esta. En primer lugar, recurriendo al patrimonio público ocioso, a los solares, suelos o edificios que ahora mismo no están en uso”, ha señalado.

Asimismo, ha insistido en que la vivienda continuará siendo uno de los ejes de acción fundamental para su departamento, con la llegada de los fondos europeos. “Hemos recibido una parte importante para rehabilitación, y recibiremos a partir del año que viene otra parte tanto para promoción de vivienda pública en suelo público, como para rehabilitación de otros edificios que no están destinados a vivienda actualmente”, ha avanzado Soro.

El consejero ha destacado que el Gobierno de Aragón nunca perderá la titularidad de este edificio y ha señalado que “este proyecto es la punta de lanza de las políticas que estamos impulsando para ampliar el parque público de alquiler, tenía que ser un edificio emblemático y va a ser ese símbolo de esta nueva alternativa para vivir y compartir la vida con otras personas”.

De esta residencia, en concreto, ha destacado que se levantará en suelo público, por lo que la concesión demanial, de 75 años, será gratuita para las fundaciones encargadas de su gestión: la Fundación Rey Ardid y la empresa Posidonia. Las entidades se encargan de la redacción del proyecto, cuya finalización está prevista para finales de este año; de la ejecución de las obras una vez recibida la licencia urbanística, y de la gestión, que, en este caso, correrá a cargo de las empresas sociales de la fundación.

“Desde la Fundación Rey Ardid nos planteamos que todos los servicios que se van a prestar en este edificio serán prestados desde nuestras empresas sociales, lo cual nos ayuda a generar puestos de trabajo para colectivos que tienen más difícil la incorporación al mercado laboral”, ha manifestado la directora general de la Fundación Rey Ardid, Maite Albajez, informando al mismo tiempo de que diez personas serán las que trabajen en el centro, sumándose “a las 600 que tenemos empleando en las empresas sociales”.