El presidente de Aragón, Javier Lambán. ha visitado la afecciones de la crecida a la Ribera Baja

Lambán, tras pasar la crecida por Pina sin grandes afecciones: “Es hora de respirar aliviados”

La punta de la crecida del Ebro discurre ahora por la Ribera Baja sin dañar los cascos urbanos y se descarta prácticamente que vaya a hacerlo. El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha destacado que, “afortunadamente”, no se han cumplido los peores presagios y que “es hora de respirar aliviados”. Desde el Puesto de Mando Avanzado ubicado en Pina de Ebro, Lambán ha asegurado, no obstante, que «no se va a bajar la guardia» y que todo el operativo seguirá pendiente hasta el último momento.

El líder del Ejecutivo autonómico ha destacado que todos los servicios de emergencia siguen coordinados trabajando de una “manera excepcional” y ha elogiado el papel de la UME, Bomberos de la DPZ, Guardia Civil y también de los ayuntamientos “que son los que mejor conocen el río”. “La respuesta ha transcurrido de forma satisfactoria. Cuando vimos lo que ocurría en Tudela llegamos a prever lo peor y en este momento ya podemos empezar a respirar con un cierto alivio”, ha recalcado.

El presidente de Aragón ha destacado que la actuación de los tres últimos años por parte de Confederación Hidrográfica del Ebro y de la DGA en materia de limpieza ha surtido un efecto muy positivo. “Nos anima a seguir en esa línea y a seguir aplicando el Plan Ebro 2030 que contempla medidas para que las riadas afecten lo menos posible”, ha señalado.

A su juicio, el aprendizaje fundamental de esta avenida es que “las limpiezas han surtido efecto y hay que felicitar al Gobierno de España, a la CHE y al Gobierno de Aragón”. Sobre Cataluña, Lambán ha explicado que gracias al embalse de Mequinenza, “las avenidas del río que antes eran preocupantes en esa Comunidad, ya no causan problemas de esa naturaleza”.

Balance Cecopi 

En la reunión del Centro de Coordinación Operativa Integrada (Cecopi) celebrada este miércoles desde el 112 Aragón, se ha trasladado que las afecciones durante la noche han sido muy reducidas y que los caudales de la presa de Pina y de Villafranca del Ebro estaban ya descendiendo. En El Burgo, la UME finalizó el martes el refuerzo de la mota, que ha sido suficiente. En Pina, una vez reforzada la mota sur se han estado vigilando todos los testigos para evaluar si era necesario romper o no los fusibles, algo que no se ha llevado finalmente a cabo.

En relación con las carreteras, ha sido reabierto al tráfico el tramo de la carretera CP-03 que une a las localidades de Pradilla y Boquiñeni, mientras que continúan cortadas la A-1107 en Pina de Ebro, la CP2 entre la A-126 y Novillas y la A-127a en el acceso a Gallur desde la A-127.

A su vez, en la reunión se ha informado sobre la actualidad en el CEIP Jerónimo Zurita de Zaragoza, que se encuentra cerrado por las afecciones causadas por la crecida en sus instalaciones. En la mañana de hoy, se ha constatado que el nivel del agua había comenzado a bajar en sus patios, que el martes se encontraban totalmente inundados. Mientras dura este cierre, la actividad lectiva se está desarrollando a distancia.

La CHE ha trasladado que los máximos caudales en Zaragoza se dieron este martes sobre las 20.00 horas, con una altura de 5,52 metros y un caudal de 2.118 metros cúbicos por segundo, cantidades inferiores a 2015 pero mayores que 2018.

El martes concluyó el traslado preventivo de personas dependientes y con movilidad entre el 061, Cruz Roja y los servicios sociales de la comarca. También está listo el albergue de Bujaraloz por si fuera necesario alojar a alguien.