Fueron intervenidas armas prohibidas como bates, machetes, puñales y otras armas blancas

Fin a la organización criminal de «Dos Piedras», un conocido mayorista de la droga en Zaragoza

Operación Chustón. Así ha denominado la Policía Nacional el operativo que ha tumbado a una organización que hacía de mayorista de droga en la ciudad de Zaragoza. Los agentes intervinieron desde más de kilo y medio de speed hasta 350 pastillas de éxtasis. Ocho personas, de entre 31 y 50 años, han sido detenidas como presuntas responsables de un delito contra la salud pública, entre ellos, el supuesto líder, apodado “Dos Piedras”.

El Grupo 2º de Estupefacientes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Aragón junto al Grupo de Policía Judicial de la comisaria Actur llevaron a cabo la operación Chustón, saldándose con la detención de ocho personas y la incautación de 1.700 gramos de speed, 350 pastillas de éxtasis, dos kilos de marihuana, 35 gramos de cocaína, ketamina, cristal, diversas sustancias de corte, y varios utensilios para pesaje y embalaje. Además, fueron intervenidas numerosas armas prohibidas como bates, machetes, puñales y otras armas blancas.

La investigación se inició el pasado mes de agosto al tener los agentes conocimiento de que un individuo al que apodaban “Dos Piedras” podría estar dedicándose a la venta de sustancias estupefacientes a otros traficantes en la ciudad de Zaragoza. Los investigadores tras realizar las gestiones pertinentes pudieron determinar que esta persona contaba además con gente de su máxima confianza que participaba de forma activa en la venta de sustancia estupefaciente, contando para ello con dos narcopisos que previamente habían ocupado en la calle Montañés del barrio de las Delicias, en los que se realizaban numerosas transacciones de droga con otros traficantes y consumidores de dichas sustancias.

Además, los agentes averiguaron que este grupo criminal disponía de un tercer piso de seguridad en la calle Ángel Ganivet en el barrio de San José, en el que ocultaban gran parte de la droga.

Por tales hechos los agentes procedieron a la entrada y registro de los citados domicilios, necesitando el apoyo de la Unidad de Prevención y Reacción para poder acceder a dos de ellos, ya que sus ocupantes, que fueron posteriormente detenidos, intentaron obstaculizar la labor policial en todo momento, llegando a arrojar por la ventana parte de la sustancia estupefaciente que tenían allí guardada.

Cabe destacar la especial peligrosidad de este grupo criminal tanto por la cantidad de armas prohibidas incautadas en los registros domiciliarios como por el comportamiento agresivo hacia los agentes actuantes. De los ocho encartados, tres fueron puestos en libertad y los otros cinco ingresaron en prisión tras así decretarlo el correspondiente Juzgado de Instrucción.

NOTICIAS DESTACADAS