La DGA ha previsto hasta un millón de euros para cubrir estas becas
La DGA ha previsto hasta un millón de euros para cubrir estas becas

El Departamento de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón acaba de conceder las primeras becas salario, que ayudarán este curso con 950 euros mensuales a once jóvenes aragoneses con expedientes académicos brillantes y procedentes de familias humildes para dedicarse plenamente a sus estudios universitarios. El BOA publica este lunes la resolución de este nuevo programa piloto de becas, que cuenta con un presupuesto de 1,7 millones de euros hasta 2026, y que aspira a consolidarse e ir creciendo en los próximos años hasta dar cobertura a 120 estudiantes.

Los primeros beneficiarios del programa -que fomenta la dedicación exclusiva al estudio de jóvenes con alto rendimiento académico al compensar los ingresos que recibirían si accedieran el mercado laboral– recibirán una beca de 9.500 euros anuales, a razón de 950 euros, el equivalente al salario mínimo, durante los diez meses del curso universitario, lo que las convierte en las becas para estudios universitarios mejor dotadas de toda España.

Lo harán en dos pagos parciales: uno de 2.850 euros antes de que acabe el año y otro de 6.650, ya en el próximo ejercicio. Se trata de siete chicas y cuatro chicos, con una nota de acceso a la universidad entre el 9,027 y el 9,755, que habían sido beneficiarios el curso anterior de una beca del Ministerio de Educación y para estudios postobligatorios, en el componente de la cuantía fija ligada a la renta del estudiante, y que se habían matriculado en un mínimo de 60 créditos en estudios universitarios con un precio por crédito máximo de 80,40 euros.

Dos de ellos cursan Medicina, otros dos Matemáticas y el resto estudian Lenguas Modernas, Magisterio en Educación Infantil, Periodismo, Estudios Ingleses, Física, Estudios Clásicos y Marketing e Investigación de Mercados. A partir de ahora y para poder renovar la beca, tendrán que aprobar la totalidad de los créditos matriculados, en cualquiera de las dos convocatorias, y cumplir unos estándares de rendimiento académico, que varía en función de las distintas ramas de conocimiento.

Para Artes y Humanidades, la nota media del expediente habrá de ser 7,5, al igual que en Ciencias Sociales y Jurídicas; para Ciencias de la Salud, se ha establecido en 6,5; mientras que para Ciencias e Ingeniería y Arquitectura, se ha fijado en 5,5.

Tal y como establecían las bases, el periodo de duración de la beca para grados de 240 créditos será como máximo de cuatro cursos académicos (concesión inicial y tres renovaciones). En el resto de títulos, la duración no será mayor a la de los cursos en que se estructure, sin que pueda exceder en ningún caso los seis cursos. En esta primera convocatoria, nueve becados cursan grados de cuatro años y dos, de seis.

Estas nuevas becas son compatibles con el componente de matrícula de las ayudas del ministerio, así como con las becas de Movilidad y las Erasmus+, que convoca la DGA. Durante el disfrute de las mismas, los beneficiarios no podrán trabajar ni por cuenta ajena, ni por cuenta propia, salvo que la actividad laboral esté vinculada a grados con formación dual.

Igualdad de oportunidades

Tras la resolución de la primera convocatoria, la consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, Maru Díaz, ha celebrado poder “haber dado cumplimiento a un compromiso que ayudará a la igualdad de oportunidades” y que complementa a la “extensa oferta de becas autonómicas” puestas en marcha por el Gobierno de Aragón “para no dejar a nadie atrás y facilitar el acceso universal a la educación superior”.

El programa piloto –cuyo lanzamiento tuvo que retrasarse el curso pasado para articular las becas Covid con destino a las familias más afectadas por la pandemia- “reforzará la justicia social y la apuesta por el futuro”, en palabras de la consejera.

“Hay jóvenes muy preparados que lo tienen más difícil en lo económico y en lo social, que por muy excelentes que sean no pueden rendir al máximo si tienen que trabajar y ayudar en casa. Nuestro propósito es apoyarles económicamente para que puedan centrarse exclusivamente en sus estudios universitarios y poder desarrollar así todo su potencial y talento”, ha asegurado.

De cara a la próxima convocatoria, según ha explicado la consejera, se reforzará la información en los institutos de la Comunidad Autónoma para tratar de llegar al mayor número posible de jóvenes.

NOTICIAS DESTACADAS