La previsión es que con este aparato se puedan tratar alrededor de 250 pacientes al año

Teruel contará en el año 2023 con un acelerador lineal instalado en el futuro hospital, donde ya hay un espacio en el sótano destinado al búnker de más de 250 metros cuadrados. Así lo han anunciado este lunes las consejeras de Presidencia y Sanidad, Mayte Pérez y Sira Repollés, en una reunión con colectivos sociales e institucionales de la provincia que se ha celebrado en la capital turolense. “Así se garantizarán los más altos estándares de calidad y seguridad a los pacientes oncológicos. Es una decisión política que es parte de un compromiso férreo, sincero y honesto con el territorio de este Gobierno”, ha asegurado Repollés.

Por su parte, Pérez ha apuntado que con esta medida aspiran a “proveer servicios públicos de calidad, uno de los factores más importantes para luchar contra la despoblación”. “Debemos propiciar que los vecinos de las áreas rurales tengan incentivos para quedarse ahí y que quienes dudan si trasladarse a estas zonas acaben convenciéndose. Instalar el servicio de radioterapia va en esa línea”, ha añadido la consejera de Presidencia.

Las obras del búnker en el que se instalará el aparato se realizarán una vez que se efectúen los trabajos del hospital. Una vez instalado, será preciso pedir los correspondientes permisos al Consejo de Seguridad Nuclear y podría ser uno de los primeros servicios del hospital en entrar en funcionamiento.

La previsión es que con este aparato se puedan tratar alrededor de 250 pacientes al año y asumir alrededor del 90% de las indicaciones de radioterapia que se realizan en el sector. El equipo a instalar en ese momento dependerá del desarrollo del plan Inveat, pero tendrá las mismas características que los aparatos instalados en Zaragoza y del que se instalará en Huesca. De este modo, el futuro hospital de Teruel contará con una Unidad Satélite de Radioterapia, que dispondrá de dos especialistas en Oncología Radioterápica, dos técnicos de radioterapia y personal de enfermería.

Repollés también ha recordado las mejoras que en los últimos años se han desarrollado en la atención a los pacientes oncológicos de la provincia. “Creamos la Unidad Clínica Multidisciplinar de Oncología Radioterápica de Aragón (Ucmora), que garantiza entre otras las consultas de oncología en el territorio”, ha indicado. “Y hemos implantado progresivamente en todos los hospitales de la comunidad la Radioterapia Intraoperatoria (RIO), una técnica de alta precisión para el cáncer de mama, que sin duda acerca la tecnología al ciudadano, incluido por supuesto al Obispo Polanco”, ha añadido.

Así, un especialista de Oncología Radioterápica de la Ucmora acude todos los jueves al Hospital Obispo Polanco, lo que permite agilizar la evaluación inicial de los pacientes, realizar las visitas de seguimiento de manera coordinada e indicar la técnica de radioterapia intraoperatoria en los pacientes con tumores de mama. Durante el pasado año se realizaron en el Polanco por esta unidad 161 primeras visitas y 275 revisiones. Asimismo, se han tratado un total de 40 pacientes con radioterapia intraoperatoria.

TE PUEDE INTERESAR

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR