Por la adopción de los perros se llegaba a cobrar hasta 250 euros, práctica no permitida en una protectora

El Seprona de la Guardia Civil de Zaragoza ha llevado a cabo una investigación sobre una protectora de animales ubicada en la capital aragonesa que ha finalizado con la detección de numerosas infracciones en su actividad. Entre sus ilícitos, sin control en quién adoptaba a los canes o cobrar hasta 250 euros por adoptar un animal, tasas que no deberían cobrarse en una protectora.

La investigación se inició en mayo ante la sospecha de irregularidades en la actividad de la protectora. Por esta razón, el Seprona se puso en contacto con el Registro de Identificación de Animales de Compañía de Aragón (Riaca), el Ayuntamiento de Zaragoza, el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medioambiente del Gobierno de Aragón, así como con la propia protectora.

Del análisis de toda la información obtenida durante la investigación se pudo determinar que la protectora carecía de la autorización de núcleo zoológico y que en la Unidad de Recursos ganaderos de Zaragoza no constaba ninguna documentación como instalación de animales de compañía. Tras el cotejo de los movimientos de entrada y salida de animales de la protectora con los registrados en la base de datos de Riaca, se constató que éstos no coincidían, ya que más de 40 perros se hallaban en el listado de Riaca pero la protectora no los había facilitado a Seprona. Además, se hallaron más de 20 canes a los que no se les había realizado el perfil genético, siendo este extremo obligatorio en esta capital, y que otros nueve animales, según la documentación de la protectora, constaban como adoptados, siendo falso.

En cuanto a los trámites de adopción de animales en dicha protectora los agentes detectaron también irregularidades consistentes en el cobro a la persona que se disponía a adoptar, de unas tasas por adopción que podrían oscilar entre los 130 euros e incluso llegar a los 250 en algún caso. Tasas que no deberían cobrarse en el trámite de adopción de animales a una protectora legalmente establecida. Además, al particular no se le hacía entrega de ningún documento de pago y los contratos de adopción carecían de la firma de la protectora. Esta protectora carecía también de libro de contabilidad.

Del estudio de la documentación de la protectora de animales se detectaron falta de datos en los movimientos de entrada y salida de los ejemplares, ya que no figuraban ni los nombres de las personas a las que se habían realizado las cesiones, ni el de los adoptantes o lugar donde se habían trasladado los animales. Perros con falta de vacunación de la rabia o con registros de datos incompletos fueron otras irregularidades detectadas.

A mediados de este mes de diciembre los agentes localizaron en una conocida red social un anuncio de esta protectora para participar en el sorteo de un tatuaje que se realizaría en un establecimiento de Zaragoza. Los participantes, un máximo de 300 personas, debían abonar tres euros para inscribirse en el sorteo. Tras ponerse en contacto el Seprona con el gerente del establecimiento donde se haría el tatuaje, éste comunicó a los agentes que desconocía tal publicación y que no realizaría ningún tatuaje relacionado con el sorteo de la protectora.

Por todo lo anterior, esta mañana y una vez finalizadas las diligencias, se han hecho entrega a Fiscalía, DGA y Ayuntamiento de Zaragoza dando cuenta de las infracciones detectadas.

NOTICIAS DESTACADAS