El número de asalariados ha tenido en el tercer trimestre un aumento interanual de 16.800 personas

El empleo en Aragón en el último año, el segundo ya de la pandemia, ha estado marcado por unos contratos laborales asalariados de carácter temporal, según el Monitor Anual Adecco de Ocupación. El informe revela que tres de cada cuatro puestos de trabajo creados en los últimos doce meses en Aragón corresponden a asalariados, pero todos esos empleos son de carácter temporal: los 16.800 asalariados nuevos en la región han sido contratados con un vínculo temporal (+15,8% interanual) al mismo tiempo que el número de empleados con un contrato fijo se mantiene igual que hace un año.

El número de asalariados ha tenido en el tercer trimestre un aumento interanual de 16.800 personas (+3,6%), mientras que se han ganado 4.500 empleos por cuenta propia (+4,8%), mayor expansión en proporción. Asimismo, es una dinámica diferente a la del conjunto nacional, donde ambos grupos de asalariados se han expandido: incremento del 2,5% en los contratos fijos y un +13% en el de temporales.

Ahora un 25,2% de los asalariados aragoneses es temporal (tasa de temporalidad), una proporción que resulta 2,7 puntos porcentuales más alta que hace un año pero que se mantiene por debajo de la media nacional (en España es del 26%).

Dentro de los no asalariados, el número de autónomos (no tienen personal a cargo) ha crecido de forma mucho más marcada que el de empleadores: un 9,5% más en el primer caso (el tercer mayor incremento a nivel autonómico), respecto al incremento del 0,3% de los contratistas. Al mismo tiempo, se ha desplomado el número de «Otros» un 25,5%, principalmente, miembros de cooperativas y personas que ayudan en el negocio familiar sin remuneración.

Entre los asalariados aragoneses, el sector privado ha contratado a 13.800 personas (un 3,8% más a nivel interanual), mientras que el sector público ha firmado contratos a 3.000 personas (+2,8%). En este contexto, según el informe de Adecco, nueve de las once ramas de actividad han incrementado su ocupación en Aragón. Los mayores subidas se han dado en «Actividades inmobiliarias» (un 78,9% más de trabajadores con la creación de 1.500 plazas); «Información y comunicaciones», con un 30% más y la disposición de 2.700 nuevos puestos de trabajo, y «Agua y energía», con 2.100 nuevos empleos. Los únicos retrocesos corresponden a «Manufacturas» (-8,3%; 9.400 empleos suprimidos) y «Finanzas y seguros», un 9,5% menos, lo que significa 900 despidos netos.

NOTICIAS DESTACADAS