Los oscenses comenzaron el año con derrota ante el Girona. Foto: S.D.H.

La Sociedad Deportiva Huesca cedió por la mínima ante el Girona en El Alcoraz, con un gol al inicio del segundo periodo de Samu Saiz en el primer partido del 2022 (0-1). Después de un primer tiempo con el Girona como protagonista, los oscenses mejoraron en la segunda parte, pero fallaron mucho de cara a portería. La falta de acierto y las intervenciones del meta rival privaron al cuadro de Xisco de arrancar el año sumando. Espera la visita a Cartagena.

El primer tiempo comenzó con ritmo, de área a área y con acercamientos por parte de ambos equipos. Abrió fuego primero un activo Juan Carlos Real, que volvía a ser titular. Un poderoso disparo desde media distancia fue acercándose por el camino hacia la escuadra, de donde la tuvo que sacar Ortolá in extremis.

Los rivales pisaban las inmediaciones de Andrés Fernández, que en el minuto 12 tuvo que echarse encima de Aleix García dentro del área para evitar el disparo del centrocampista. Se veía un Girona dominador, pero con el paso de los minutos, el Huesca comenzó a sentirse más cómodo. Con la solidez defensiva como principal arma, comenzó a construir hacia con Juan Carlos y Nwakali llevando la manija. Al borde del descanso, la mala noticia fue la salida de Florian Miguel, que tuvo que dejar el choque por un golpe fortuito y doloroso en la cara.

Apuntillados en la segunda mitad

Pablo Insua entró en el lugar del francés en la segunda parte, que tuvo un guion similar: pocas oportunidades, choque equilibrado e intervenciones contadas de los guardametas. Sin embargo, en el minuto 47 llegó el golazo de los gerundenses: rechace en la frontal y tiro a la escuada del exazulgrana Samu Saiz.

El Huesca metió una marcha más. Mikel Rico tuvo una buena ocasión a pase de Pulido en la frontal, y, en el minuto 71, llegó una de las más claras: robo de Pitta, que se plantó en el mano a mano con Ortolá y su tiro lo desvió el meta. En la continuación de la jugada, Ignasi Miquel cabeceó a gol un centro de Pulido, pero el balón había salido por la línea de fondo.

Fue cuando los altoaragoneses siguieron enlazando llegadas de mucho peligro: tiro de Adolfo Gaich con paradón de Ortolá, cabezazo de Insua alto en el área o chut de Pulido que impacta en la zaga. Todas opciones en las que los locales pudieron hacer el empate, pero fallaron en lo más importante. Los de Xisco se centran en el duelo ante el Cartagena.

TE PUEDE INTERESAR

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR