El Huesca ha goleado en el Alcoraz

Un Alcoraz entregado vivió al fin la fiesta que se merecía. Victoria redonda, goleada y portería a cero ante un combativo CD Mirandés que sucumbió gracias a un segundo tiempo sobresaliente de la Sociedad Deportiva Huesca, en la 26ª jornada de LaLiga SmartBank. Los goles de Escriche, que abrió el marcador con un perfecto cabezazo; del debutante Gerard Valentín; Seoane, en su noveno tanto; y finalmente Darío Poveda de penalti, dieron el final feliz que el estadio oscense tanto ansiaba. Toca aprovechar el impulso, y hacerse fuertes en el campo del Real Oviedo, el próximo domingo.

La primera parte fue igualada, con llegadas y ocasiones por parte de ambos equipos, pero sin mucha claridad en los últimos metros en las dos escuadras. La iniciativa era azulgrana, pero los burgaleses demostraban capacidad para generar fútbol en campo contrario. Tras varias oportunidades en las dos áreas, la más clara la tuvo en sus botas Escriche. Fue en el minuto 28, tras un centro cerrado de Seoane que el ’10’ altoaragonés recogió y, a la media vuelta, chutó con Lizoain encima. El meta, con el cuerpo, evitó el 1-0. Hasta el descanso, Hassan, Camello o Brugué siguieron amenazando las inmediaciones de Andrés Fernández, pero sin que el portero tuviera que intervenir. Valentín, justo antes del pitido, protagonizó una acción en el área del oponente en la que pudo señalarse pena máxima.

El Huesca dio un paso adelante en el segundo periodo, a pesar de que comenzó con la mala noticia del cambio por molestias físicas de Jorge Pulido, dando entrada Xisco a Ignasi Miquel. Tras la entrada de Poveda por Joaquín, Escriche en el 60′ abrió la lata.

Fue un centro medido de Marc Mateu por la izquierda, para la llegada del delantero que giró la cabeza a la perfección y mandó a las mallas la pelota. Fue el inicio de un vendaval de goles: en el minuto 69, Gerard Valentín robó con inteligencia en campo rival, condujo hacia el área y batió con un toque sutil a Lizoain.

Así firmó su debut soñado. Ya en el 77′, el gol de la tranquilidad lo firmó Seoane después de un generoso pase de Marc Mateu, para alegría de El Alcoraz. Y a cinco minutos del tiempo cumplido, una gran maniobra de Poveda conllevó un penalti de Odei sobre el punta, que él mismo confirmó estrenando su cuenta goleadora como azulgrana.

El Huesca pudo cerrar la manita en el minuto 88 por medio de Escriche, con un tirazo que desvió Lizoain y pegó luego en la madera. Y en la siguiente jugada, el árbitro anuló a Poveda su segundo de la noche por una falta previa. El Alcoraz rompió en aplausos ante el pitido final. Este era el partido que merecía la parroquia oscense.

NOTICIAS DESTACADAS