En esta tercera entrega, desde la concejalía han apostado por reconocer la valía de la mujer en “campos de conocimiento que se consideraban propios de los hombres, como los espacios médicos, jurídicos y tecnológicos”.

Desde la primera catedrática en Física hasta la farmacéutica descubridora de la mercromina, pasando por la jurista que consiguió acabar con el permiso marital. El Ayuntamiento de Zaragoza rescata la biografía de 100 científicas aragonesas con motivo del 11-F, el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia que se celebrará este viernes.

Hace un año, el consistorio zaragozano emprendió un proyecto para rescatar del olvido a mujeres aragonesas del siglo XIX y XX. Tras dos volúmenes publicados, este miércoles la concejal de Mujer, Igualdad y Juventud, María Antoñanzas, ha presentado, junto a la escritora Magdalena Lasala, la tercera entrega dedicada a científicas y juristas bajo el título “Mujeres de ciencia y leyes. Especialistas de la realidad”.

Médicas, farmacéuticas, matemáticas, químicas, físicas o juristas componen un catálogo que, a lo largo de sus ocho capítulos, “busca visibilizar la aportación de estas mujeres a la ciencia”, según ha reconocido Antoñanzas, quien ha señalado que este “proyecto divulgativo refleja la labor fundamental que ha tenido la mujer en la historia cuyos logros, en muchas ocasiones, no se han visto reconocidos”.

“Tenemos que normalizar la presencia femenina en todos los ámbitos del conocimiento humano, es necesario llevar a pie de calle el conocimiento de estas mujeres”, ha destacado la escritora del libro. Asimismo, ha puesto en valor la importancia de esta iniciativa, “ya que las niñas de hoy son la esperanza de la ciencia”. Por esta razón, el proyecto se ha puesto a disposición de la comunidad educativa a través de una exposición itinerante y con material audiovisual.

Lasala ha explicado también cómo estas mujeres tuvieron que romper con las limitaciones de su época explorando nuevas rutas del conocimiento. “En el siglo XIX se decía que la mujer no tenía el cerebro capacitado para la ciencia y, hasta 1910 no tuvieron libertad para ejercer profesionalmente como científicas”, ha recordado la autora, quien ha subrayado que aquellas que podían estudiar se tenían que decantar por “ser maestras o estar ligadas a cuidados personales”.

En esta tercera entrega, desde la concejalía han apostado por reconocer la valía de la mujer en “campos de conocimiento que se consideraban propios de los hombres, como los espacios médicos, jurídicos y tecnológicos”. Y así se podrá descubrir, a lo largo de la obra, con la biografía de Ángela García, primera catedrática de Física en España; Irene Monroset, farmacéutica oscense descubridora de la mercromina, o María Telo Núñez, jurista que consiguió acabar con el permiso marital.

Este proyecto comenzó con las escritoras y periodistas de la época, continuó con las docentes e investigadoras y ahora llega al ámbito de la ciencia. Sin embargo, según han adelantado desde el Consistorio zaragozano, tiene vocación de continuar “a largo plazo” con compositoras, pintoras, actrices, empresarias y deportistas.