Este fin de semana tendremos que decir adiós al tiempo primaveral en Aragón y es que las temperaturas volverán a ser más propias del invierno, aunque eso sí, por poco tiempo. Para este viernes todavía se esperan temperaturas apacibles y los termómetros podrían superar los 20 grados. En Zaragoza este viernes se oscilará entre los 5 de mínima y los 22 de máxima, mientras que en Huesca los termómetros irán desde los 5 hasta los 19 grados. En Teruel, las temperaturas mínimas serán de 1 grado, pero las máximas podrían alcanzar los 24.

El sábado esas máximas caerán en picado y las más altas se alcanzarán en Huesca y Zaragoza con 14 grados. Eso sí, las mínimas serán frías con 5 grados en la provincia zaragozana, 0 en Huesca y -3 en Teruel, donde las máximas tan solo llegarán a los 9 grados. A diferencia de este viernes, los cielos estarán nublados y habrá probabilidad de precipitaciones en las primeras horas de la mañana en Huesca y a lo largo de la mañana y parte de la tarde en Teruel.

Para el domingo la situación será parecida, aunque las máximas comenzarán a subir algunos grados como preludio a lo que ocurrirá durante la semana, cuando podremos volver a disfrutar de esta primavera anticipada. Los cielos estarán más despejados y en Zaragoza las máximas alcanzarán los 17 grados y la mínima será de 4, en Huesca los termómetros bajarán hasta los -2 y también podrían llegar a los 17 y, en Teruel, está activada la alerta amarilla por bajas temperaturas. Tan bajas que podrían llegar a los -6 grados y alcanzar los 20 grados de máxima.

LO MÁS VISTO