Christian Lapetra ha mostrado su agradecimiento a todos los que componen el Real Zaragoza

El ya expresidente del Real Zaragoza, Christian Lapetra, ha querido despedirse de toda la familia zaragocista. Lo ha hecho acordándose del Consejo de Administración, directivos y trabajadores del club, así como de los jugadores y plantillas. Además, el hijo del «Magnífico» ha pedido perdón por posibles errores. “Lamento si en algún momento no he sabido o he podido estar a la altura que se me exigía. Pido disculpas por ello”, ha afirmado.

Previamente, Lapetra ha comenzado su carta agradeciendo al Real Zaragoza la oportunidad de despedirse. En la misiva, ha reconocido al Consejo de Administración la confianza depositada durante todos estos años, “probablemente los más difíciles y complicados en la historia del club”. Siempre ha tratado de responder “con lealtad, responsabilidad y seriedad, anteponiendo siempre los intereses del club por encima de cualquier cosa o circunstancia”.

También ha agradecido a su amigo Fernando de Yarza López-Madrazo estos años. “Gracias Fernando por permitirme vivir esta aventura contigo. Ha sido un honor y un privilegio formar parte de este Consejo. Mi gratitud eterna”, ha expuesto. Ese agradecimiento lo ha extendido “a todos los empleados del club por su predisposición y entrega durante este período”. “Sin ellos las cosas hubieran sido muy complicadas de sacar adelante”, ha declarado.

También se ha referido a los diferentes cuerpos técnicos, direcciones deportivas y a las plantillas de jugadores, que le han permitido formar parte de ellos “como uno más”. No se ha olvidado de los patrocinadores, proveedores y todos aquellos “que de una manera u otra hacen posible que toda la maquinaria funcione”. Su agradecimiento va por su confianza en el equipo.

A la Federación de Peñas del Real Zaragoza y a sus responsables, a los peñistas. “Agradecido del trato recibido siempre en todas las visitas que he realizado durante estas temporadas”, ha recalcado. Y al resto de la afición, abonados y socios. “Por mantener vivo el espíritu y animar sin descanso. No dejéis de hacerlo, el equipo siempre lo necesita y agradece. Aúpa Zaragoza”, se lee en su despedida.

Christian Lapetra se va “con la tranquilidad de saber que hay un proceso de venta del club en su fase final”. También “con el convencimiento de que la solvencia de los nuevos propietarios llevará al club a lograr los objetivos que nosotros no hemos podido cumplir”. “Sin más, se despide el abonado 4079”, ha sentenciado.

Así es como el expresidente del Real Zaragoza ha dicho adiós al equipo que ha apoyado desde niño, inculcado por su padre. Ahora seguirá haciéndolo, pero como un aficionado más, y con el deseo de que el equipo vuelva a donde se merece: la Primera División.

NOTICIAS DESTACADAS