La muestra se podrá ver hasta el 29 de mayo

El Greco fue ese personaje icónico y peculiar que recorrió el Mediterráneo en busca de fortuna y buenaventura y que no consiguió ninguna de las dos cosas. Lo que sí que consiguió fue abrir la puerta a la pintura española, un hecho insólito y genial teniendo en cuenta que el pintor nació en Creta. Sus pinceladas sueltas y esa forma de mirar la pintura, como manchas que desde la lejanía se convierten en auténticas obras maestras y de cerca solo son eso, manchas, le convirtieron en todo un hito en la historia de la pintura universal. Y ahora sus pasos lo conducen hasta el Museo Goya de Zaragoza con «El Greco. Los pasos de un genio», una exposición en la que se podrá admirar ese legado artístico hasta el 29 de mayo.

«El Cristo crucificado con dos donantes», «El muchacho encendiendo una candela» (más conocido como «El soplón» o «La expulsión de los mercaderes» son algunas de las 26 obras de Doménikos Theotokópoulos (El Greco) que se podrán ver en la exposición. Algunas de ellas, como las dos primeras, muy poco expuestas en España, y es que para la muestra se han escogido las creaciones menos habituales del pintor, aquellas que no se suelen encontrar porque están en iglesias, capillas o conventos. Ese precisamente ha sido el punto de partida para la muestra, el dar a conocer auténticos tesoros del pintor cretense. Y no solo de él y es que la influencia grequiana fue tal para artistas como Picasso, Ribera, Velázquez o Goya que en muchas de sus grandes obras se pueden ver esas pinceladas difusas y ligeras del de Creta.

Los pasos del genial pintor no son aquellos que recorrió por Venecia, allá donde aprendió de Tiziano y Tintoretto, ni los que le valieron el aprendizaje de ese manierismo de Miguel Ángel en Roma, ni siquiera los que le hicieron llegar a Toledo, allí donde murió, sino que son pasos metafóricos, ni siquiera lineales, que ahondan en su estela y recorrido por el mundo de la pintura. Nuestros pasos nos llevan allá donde queremos y El Greco quería convertirse en un pintor «a la maniera latina». Formado entre lo bizantino y lo cretense tuvo que aprender a ser un pintor occidental. Y así lo hizo creando maravillosos paisajes crepusculares como el de «San Juan Bautista» o «La Anunciación (Encarnación)».

«Él se movía entre la Contrarreforma y el Manierismo, tuvo que aprender ese uso de la luz, aunque raramente veremos paisajes luminosos sino que siempre pintaba lo crepuscular, un poco de la oscuridad, del reflejo», ha comentado este jueves la comisaria de la exposición Palma Martínez-Burgos. Precisamente con esa conversión del pintor a la «maniera latina» se podrá dialogar en la primera sección de la exposición, donde se verán esas crucifixiones y los paisajes que muestran la clara influencia de Tiziano y Tintoretto.

La pintura es muda, pero la de El Greco nos habla y sobrecoge a través del lenguaje gestual que se puede ver en «Las lágrimas de San Pedro», «La Sagrada Familia con Santa Isabel y San Juanito» o «La aparición de la Virgen a San Lorenzo». En la escuela bizantina no existía el gesto, pero en «La santidad elocuente», la segunda sección de la muestra, queda de manifiesto la genialidad y el talento con el que el pintor cretense lo incorporó en esa forma de mirar y de entender el arte.

Y de «El poso de Bizancio», la tercera sala de la exposición en la que se muestran esas composiciones frontales y directas que no son más que un recuerdo de los años que pasó en Grecia, el visitante llegara a «Retratando el alma». «A través de los ojos y de la mirada, El Greco conseguía transmitir sentimientos y conmover mostrando esa psicología de los que protagonizaban sus cuadros. De él aprendería más tarde Velázquez intentado plasmar esa emoción a través de la mirada», ha reconocido Palma Martínez-Burgos.

«Las señoritas de Avignon» de Picasso está íntimamente relacionada con «La visión de San Juan» de El Greco. Con dos maneras de mirar la pintura que podrían parecer completamente opuestas se pueden establecer relaciones artísticas. Así lo podrán hacer también los visitantes en «El legado de El Greco» donde se verán 16 obras de artistas como «El entierro del Conde Orgaz» de Picasso, el «Autorretrato» de Goya o la «Imposición de la casulla a San Ildefonso» de Velázquez.

Las 42 obras forman parte de grandes museos e instituciones españolas, en su mayoría privadas, y componen un auténtico recorrido por la historia del arte. «En 1902 se hizo la primera exposición monográfica de El Greco en El Prado, un recorrido por la obra del pintor. Es auténticamente genial y muchos de los pintores posteriores alababan su genio, su peculiaridad y su extraordinaria belleza», ha reconocido el segundo comisario de la exposición, Juan Antonio García de Castro.

Así, hasta el 29 de mayo el visitante se podrá adentrar en un recorrido por la majestuosidad de la pintura, el genio y un talento único, elocuente y absolutamente maravilloso.

Visitas y talleres para todos los públicos

Se ha organizado un programa formado por dos tipos de visitas guiadas para adultos en la exposición Por un lado, “El Greco. El retrato y la tradición”, que se llevará a cabo de martes a domingo. Este mismo día, los interesados también podrán asistir a la visita guiada “El Greco, de Creta a Toledo pasando por Italia”. La exposición también podrá disfrutarse en familia con dos diferentes talleres los fines de semana: “Siguiendo los pasos del Greco” y “Me retrato a mi maniera”. Junto con las visitas guiadas y los talleres, también se llevará a cabo los jueves y viernes, el programa didáctico “Conociendo el pasado de la mano del Greco”, que incluye un recorrido por la muestra y un taller creativo, dirigido al alumnado de primaria y secundaria. Todas las actividades requieren inscripción previa.

Junto con estas propuestas, el Patio de la Infanta Monumento acogerá el ciclo de tres conferencias titulado “Dialogando con el Greco”. La primera, “El Greco. Los pasos de un genio”, tendrá lugar el 17 de marzo a cargo de los comisarios Palma Martínez-Burgos y Juan Antonio García de Castro. El día 31 de marzo, Leticia Ruiz, directora de las Colecciones Reales de Patrimonio Nacional, versará sobre “El taller del Greco”. Por último, el 7 de abril, la catedrática de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, Carmen Morte ofrecerá la ponencia “El legado del Greco”. Todas ellas se desarrollarán a las 19.00 horas.

LO MÁS VISTO