El condenado llegó a tirar de las trenzas de la víctima para terminar pegándole un puñetazo

El Juzgado de Primera Instancia de Teruel ha condenado al pago de 360 euros, seis euros al día durante dos meses, por pegar un puñetazo a un varón homosexual tras insultarle y amenazarle de muerte por su condición sexual durante una noche de fiesta en la capital turolense. La sentencia condena a A.D.G. como autor de un delito leve de maltrato de obra sin causar lesión con el agravante de delito de odio por su orientación sexual.

La sentencia ha considerado probado que A.D.G. estaba en la misma discoteca que la víctima en Teruel el pasado 18 de febrero y el primero comenzó a mofarse del otro por su condición de homosexual llamándole “maricón” y amenazándole con que “le iba a matar”. El condenado llegó a tirar de las trenzas que llevaba el otro chico para terminar pegándole un puñetazo en la frente que lo tiró al suelo. La víctima no llegó a necesitar atención médica.

El tribunal considera el relato de la víctima como suficiente para la condena a lo que se suma el arrepentimiento que mostró el denunciado que llegó a pedir disculpas por su “deplorable y lamentable comportamiento”.

El tribunal admite “como prueba bastante de condena el testimonio exclusivo del denunciante, cuando presente tal solidez y rotundidad que no pueda sino ser tenido en cuenta a la hora de imponer una sanción penal a no constar otros móviles que puedan desvirtuarlo”.

Al delito de maltrato de obra sin causar lesión se le ha incluido el agravante de odio por motivos de orientación o identidad sexual. A parte del pago de 360 euros en cuestión de seis euros al día durante dos meses, A.D.G. no podrá aproximarse a la víctima menos de 100 metros en seis meses.

LO MÁS VISTO