El Gobierno va a prorrogar hasta el 30 de junio el bono social eléctrico, con sus descuentos del 60% para los colectivos vulnerables y el 70% para los vulnerables severos, así como las medidas fiscales para abaratar la factura de la luz, ante la eventual subida de precios de la energía derivados de la guerra de Ucrania.

Lo ha anunciado el presidente, Pedro Sánchez, en la comparecencia que ha sustanciado este miércoles en el Pleno del Congreso de los Diputados para exponer la posición de España ante la guerra y sus consecuencias económicas y sociales.

“El Gobierno protegerá a las familias más vulnerables. Como hicimos durante la pandemia, haremos ante las consecuencias de este conflicto bélico”, ha comenzado. “Para ello, el Gobierno prorrogará hasta el 30 de junio, el descuento del bono social eléctrico en el 60%, para los colectivos vulnerables, y en el 70% para los colectivos vulnerables severos”.

Seguidamente, ha invitado a las comunidades autónomas, entidades locales, asociaciones y agentes sociales a “redoblar esfuerzos en la asistencia a los colectivos más vulnerables y a adoptar medidas sociales adicionales que permitan mejorar y garantizar las condiciones de confort energético a las familias”. Lo propondrá, ha avanzado, en la próxima Conferencia de Presidentes que tendrá lugar el domingo 13 en La Palma.

Por lo que al Gobierno central respecta, ha avanzado que “adoptará medidas adicionales de corto, medio y largo plazo para proteger a las familias y empresas de la subida de la factura y acelerar la transición energética”.

“De manera inmediata, el Gobierno extenderá hasta el 30 de junio las medidas fiscales vigentes actualmente de tipos más reducidos para la energía”. Ha enumerado el IVA en la electricidad al 10% , la suspensión del Impuesto al Valor de la Producción de Electricidad, el mantenimiento del Impuesto Especial sobre la Electricidad al mínimo del 0,5% y “la minoración temporal del beneficio extraordinario que obtienen las centrales de generación de gas no emisoras, gracias a que repercuten determinados costes que realmente no soportan”.

“Al igual que hacen otros países europeos”, prosiguió, “vamos a proteger a la industria electrointensiva, que está sufriendo tremendamente los altos precios de la electricidad. Para ello, durante 2022 se va a reducir en un 80% los peajes a más de 600 consumidores electrointensivos y se va a prorrogar hasta el 30 de junio las medidas de flexibilidad en los contratos de suministro de gas natural para los consumidores industriales».

Finalmente, desde la premisa de que “hay que subrayar que la energía más barata es la que no se consume inútilmente”, ha anunciado que se aprobará una partida de 100 millones de euros para la sustitución de alumbrado público que permitirá reducciones de consumo del 70% en este ámbito, que se asignará una partida de 500 millones de euros para la aceleración del autoconsumo y que “se van a eliminar barreras ligadas a la conexión eléctrica y vamos a agilizar la tramitación administrativa”.