La razón de la paralización es el retraso en el suministro de componentes

Opel ha aplazado la puesta en marcha del turno de noche en la línea 1, dedicada al C3 Aircross y el Crossland X, la cual estaba prevista que empezase a funcionar este mismo mes de marzo. Esta paralización también ha llevado a acabar con la contratación de hasta 600 empleados que se estaba realizando, aunque ya se habían producido 200 firmas. ¿El motivo de todo? La crisis de suministros.

Estos 200 nuevos trabajadores, que estaban formándose ya en la planta de Figueruelas, se reorganizarán ahora entre el resto de turnos tanto de la línea 1 como de la línea 2, encargada de fabricar el Corsa. Aunque «lo más fácil para la empresa habría sido la rescisión de todos esos contratos, se ha decidido, por mayoría sindical, reubicarlos», ha dicho este miércoles el presidente del Comité de Empresa de Opel, Rubén Alonso. Y es que «se necesitarían de 30 a 40 trabajadores más en el turno de noche para hacer la línea flexible».

Y dado que no habrá turno de noche en la línea 1, pero sí 200 empleados más, se aliviará el exceso de personal con una propuesta: quien quiera, voluntariamente, podrá acogerse a un ERTE de hasta 80 días que actualmente hay vigente en la planta aragonesa de Opel. Esta decisión está pensada para todos aquellos empleados que tengan o necesiten una reducción de jornada, ha dicho el presidente del Comité.

La razón de todo esto es el retraso en el suministro de componentes, es decir, que los microchips no llegan hasta Figueruelas, pero tampoco hasta otras plantas del país, según ha informado Rubén Alonso. De esta manera, ha lamentado que, por el momento, «no hay fecha para retomar la puesta en marcha del turno de noche».

Por otro lado, respecto al plan estratégico del grupo Stellantis para 2030 presentado ayer, Ruben Alonso ha asegurado que es «muy ambicioso» y que espera «que todos los éxitos propuestos se logren, ya que también sería beneficioso para los trabajadores».

NOTICIAS DESTACADAS