La formación ha exigido a Azcón que "se inhiba en todas y cada una de las decisiones que pudieran tomarse en relación a trasladar el campo de fútbol a esa zona"

El grupo municipal de Podemos en el Ayuntamiento de Zaragoza expresa su negativa a apoyar un traslado del campo de La Romareda al barrio de San José si ello conlleva un «pelotazo urbanístico». El concejal Fernando Rivarés ha comparecido este miércoles en rueda de prensa, en donde ha mostrado el «no rotundo» de la formación morada a convertir el proyecto de La Romareda en un «pelotazo urbanístico», y ha exigido al alcalde Azcón que «se inhiba en todas y cada una de las decisiones que pudieran tomarse en relación a trasladar el campo de fútbol a esa zona».

«Si Azcón quiere un acuerdo sobre el campo de La Romareda Podemos va a poner todo de su parte, pero si lo que pretende es facilitar un pelotazo urbanístico y que determinados propietarios de suelo recalifiquen o revaloricen inversiones especulativas que nadie cuente con Podemos», ha remarcado Rivarés.

La formación ha denunciado que llevan cuatro meses en los que «el Gobierno de Azcón ignora el mandato de pleno municipal que debería obedecer». «Ignora la voluntad del pleno de juntar a los grupos municipales para llegar a un acuerdo con respecto al proyecto de la construcción del campo de fútbol», ha señalado el concejal.

Podemos ha declarado que «no sorprende a nadie» que los terrenos que suenan con más fuerza para construir el campo sean en el barrio de San José. «En esa zona de la ciudad hay muchos terrenos que son de las grandes fortunas zaragozanas y aragonesas. Terrenos que hoy valen muy poco pero que multiplicarían su valor si finalmente se traslada allí el campo», ha detallado Rivarés.

Desde la formación explican que muchos de los terrenos de San José pertenecen a dos fondos buitre: Cerberus y Blackstone, ambos, según indican, con vinculaciones con la familia Aznar. Destacan que hay «una más que evidente relación» entre el expresidente José María Aznar con el que podría ser el nuevo propietario del club, Jorge Mas, y la fundación americana que representa.

Desde Podemos manifiestan que «no creen en las casualidades» y se muestran «especialmente vigilantes» en que el cambio de propiedad no se vincule a una operación urbanística con el fondo estadounidense, remarcando además la buena relación del alcalde Azcón con Yarza y Forcén.

«Hay mucha gente muy poderosa con intereses concretos en esta zona de la ciudad, a los que hay que sumar el interés que pueda tener la propia familia del alcalde Azcón, que figura entre los propietarios de esa zona, en el sector 38-3 justo enfrente de donde se iba a ubicar el campo en 2008», ha expuesto Rivarés.

Es por ello que exigen al alcalde «que se inhiba en todas y cada una de las decisiones que pudieran tomarse en relación a trasladar el campo de fútbol a esa zona, en tanto Azcón o sus familiares mantengan esas propiedades».

LO MÁS VISTO