Se registran subidas generalizadas en la mayoría de los componentes del índice, con una especial incidencia de alimentos, carburantes y electricidad

La tasa anual de inflación en el mes de febrero se situó en el 8,5% anual en Aragón, lo que supone un repunte de 1,9 respecto al dato precedente, según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En un tono similar, en el conjunto de España la tasa de inflación escalaba un punto porcentual y cinco décimas hasta situarse en el 7,6% anual, con subidas generalizadas en la mayoría de los componentes del índice, con una especial incidencia de alimentos, carburantes y electricidad.

La inflación subyacente (que es aquella que excluye de su cálculo alimentos no elaborados y productos energéticos) se situaba en febrero en el 3,4% anual en Aragón, un punto porcentual por encima del dato del mes precedente. En el conjunto de España la inflación subyacente en febrero aceleraba seis décimas hasta quedar en el 3% anual. Por su parte, en el promedio de la eurozona la inflación subyacente se situaba en febrero en el 2,9% anual, cinco décimas más respecto del mes anterior.

Respecto al mes de febrero del año anterior, las tasas anuales de inflación en Aragón eran positivas en febrero en once de los doce grupos de consumo considerados por el IPC y negativa en el grupo restante. La relación viene encabezada una vez más por Vivienda, con una fuerte tasa del 26,9% anual, seguida de Transporte, con un aumento de precios del 13,4% anual, consecuencia del encarecimiento de la electricidad y de los carburantes y combustibles en comparación interanual.

Estos dos grupos de consumo aportaban en febrero 5,8 puntos porcentuales de los 8,5 puntos de la tasa de inflación en Aragón, es decir, explican por sí solos dos terceras partes de la tasa de inflación en el período, de forma similar a lo que ocurría en enero. Hay que seguir citando el precio internacional del petróleo, que en su calidad Brent ha cotizado en febrero a un precio medio de 99,8 dólares por barril, lo que supone un incremento del 59% en tasa anual, ya que en febrero del pasado año el precio medio fue de 62,8 dólares por barril.

A distancia, aunque con tasas anuales también muy elevadas, se situaban en febrero en Aragón los grupos de consumo de Alimentos y bebidas no alcohólicas (6,9% anual), Vestido y calzado (5,4% anual), Menaje (4,3% anual), Hoteles, cafés y restaurantes (3,2% anual) y Otros bienes y servicios (2,9% anual).

Tras ellos, el grupo de Bebidas alcohólicas y tabaco anotaba en febrero un alza en sus precios del 2,5% anual. anotaban en febrero un avance de precios del 2,2% anual. Con ello, eran ocho los grupos de consumo cuya tasa de inflación en febrero superaba el umbral del 2,0% anual en Aragón, considerado como crecimiento estable de los precios por parte del Banco Central Europeo en sus objetivos de política monetaria.

Por provincias aragonesas, la tasa de inflación en febrero de 2022 se situó en un 9,5% anual en Huesca, el 8,3% anual en Teruel y el 8,3% anual también en Zaragoza.

Variación mensual

Por comparación con el mes anterior, los precios muestran en febrero un incremento de un punto porcentual en Aragón, como consecuencia de fuertes aumentos en siete grupos de consumo y subidas moderadas en otros tres de ellos, mientras en los dos grupos restantes los precios disminuían por comparación con enero. El mayor incremento mensual se produjo en Transporte (2,8% mensual), consecuencia del alza de precios de los combustibles, seguido de Hoteles, cafés y restaurantes (1,7% mensual), Alimentos y bebidas no alcohólicas (1% mensual), Bebidas alcohólicas y tabaco y Ocio y cultura (0,9% mensual en ambos casos).

Tras ellos, también era relevante el aumento de precios de Vivienda (0,8% mensual) y Otros bienes y servicios (0,7% mensual). Con mayor moderación aumentaron los precios en febrero de Enseñanza (0,2% mensual), Menaje y Medicina (0,1% mensual en ambos casos). Para terminar, los precios se redujeron un 0,1% mensual en Comunicaciones y un 1,1 mensual en Vestido y calzado.

Nueva alza de precios

En suma, se constata que en febrero ya se estaban produciendo efectos de segunda ronda derivados del alza persistente en los precios internacionales de la energía, lo que comienza a trasladarse a otros productos y servicios que forman parte de la cesta de la compra de los hogares.

En los próximos meses, además, a ello se añadirán otros factores que también presionarán los precios al alza, relacionados con la invasión de Ucrania por parte de Rusia y las perturbaciones que ello introduce en los precios (y en el suministro) de numerosos cereales, oleaginosas, metales y componentes de diverso tipo, además de sobre al petróleo y el gas.