El pasado 14 de octubre, el Ayuntamiento de Zaragoza y Xior suscribieron el contrato por el que la empresa convertirá el antiguo Cuartel de Sangenis en una residencia universitaria

El proyecto de construir una residencia universitaria en el antiguo cuartel de Pontoneros de Zaragoza sigue avanzando según los plazos previstos. Esta mañana, la Gerencia de Urbanismo ha aprobado la propuesta de intervención de Xior Student Housing Spain, la empresa adjudicataria, para rehabilitar el segundo de los edificios que forman parte del proyecto, el correspondiente a la antigua residencia de oficiales, ubicado en la calle Madre Rafols 8-10 y 12. Hace un mes, ya aprobó el correspondiente al edificio del antiguo Cuartel de Sangenis, el ubicado en la calle Madre Rafols 4.

Los dos edificios que forman parte del proyecto ya han obtenido el visto bueno de la Comisión Provincial de Patrimonio (Madre Rafols 8-10 y 12) y de la Comisión Municipal de Patrimonio (Madre Rafols 4) a las propuestas de intervención presentadas. La empresa adjudicataria, Xior Student Housing Spain, ya ha solicitado la licencia de obras para acometer los trabajos oportunos en éste último edificio y, a partir de hoy, podrá solicitarla para el correspondiente a la antigua residencia de oficiales. Los permisos de construcción se resolverán, previsiblemente, a mediados de mayo y mediados de junio. El objetivo es que la residencia universitaria esté operativa para el curso 2023-2024.

El pasado 14 de octubre, el Ayuntamiento de Zaragoza y Xior suscribieron el contrato por el que la empresa convertirá el antiguo Cuartel de Sangenis en una residencia universitaria. Los plazos para su construcción avanzan según lo previsto por lo que la primera fase de la residencia de estudiantes podría estar lista en junio de 2023 y plenamente operativa en septiembre, para el arranque del curso 2023-2024.

La rúbrica del contrato supuso el impulso y desbloqueo de un proyecto que llevaba once años «atascado», valoran desde el Ayuntamiento de Zaragoza. Y es que, fue en junio de 2010, cuando el Gobierno municipal encargó, por primera vez, un estudio a Zaragoza Vivienda para rehabilitar y construir alojamientos en el antiguo cuartel de Pontoneros. Desde entonces el Gobierno de la ciudad ha realizado tres encargos más sin que ninguno de ellos haya salido adelante.

La futura residencia supone una inversión de 23,5 millones de euros y unos ingresos para el Ayuntamiento de Zaragoza de ocho millones de euros en concepto de canon del derecho de superficie. Albergará un total de 351 habitaciones para un total de 388 plazas. La residencia de Xior contará con servicios propios para los usuarios pero tendrá también servicios abiertos al barrio como aparcabicis, cafetería, salas de estudio, salas de conferencias y multiusos, talleres de idiomas y cultura, biblioteca y coworking y cargadores de vehículos eléctricos.

Además, en la parte trasera del que fuera edificio de viviendas se formará un graderío natural integrado en la plaza José María Forqué. Será un elemento clave para los usos de la residencia y tendrá fundamentalmente fines culturales y educativos.

Regeneración de Zamoray-Pignatelli

La rehabilitación de Pontoneros y su transformación en una residencia universitaria es uno de los ejes principales en los que se basa el Plan Especial de Zamoray-Pignatelli con el que el Ayuntamiento de Zaragoza pretende regenerar esta zona de la ciudad. Con la ejecución de este proyecto, el Gobierno de Zaragoza relanza un conjunto arquitectónico que llevaba abandonado desde finales de los años 80 y contribuirá al impulso del barrio y de la calidad de vida de los vecinos.

El pasado mes de abril de 2021, el alcalde de Zaragoza y el rector de la Universidad de Zaragoza firmaron un convenio por el que ambas instituciones establecieron un marco de colaboración con el fin de desarrollar un nuevo programa de alojamiento de la comunidad universitaria en la residencia de estudiantes proyectada en los inmuebles municipales del antiguo Cuartel de Pontoneros.

El convenio reservaba cinco plazas para personal investigador de la Universidad de Zaragoza en las futuras instalaciones. La cifra, finalmente, se ha ampliado a doce apartamentos reservados para investigadores y postdoctorales.

NOTICIAS DESTACADAS