El mercado inmobiliario "no tiene fundamentos de debilidad"

El mercado inmobiliario aragonés se salva por ahora del impacto del conflicto entre Rusia y Ucrania, ya que es un mercado «sano y sólido». Así lo han asegurado este martes los expertos del sector en Aragón, pero no descartan que la compraventa de viviendas se vea afectada en un futuro por la crisis que se derive de la situación bélica en los países del Este de Europa.

«Nadie puede dar certeza sobre una incertidumbre», ha dicho el director de la Cátedra en Mercado Inmobiliario, Luis Fabra, quien ha añadido que «tenemos tanto la probabilidad de acertar como de equivocarnos». Aunque si algo está claro es que se producirá «una corrección en la actividad económica» que afecte al empleo y este a su vez a la capacidad de compra, por lo tanto, «puede tener consecuencias sobre el mercado inmobiliario», ha afirmado Fabra.

Por el momento, el mercado inmobiliario «no tiene fundamentos de debilidad» y por sí solo «no ha generado ningún problema», ha señalado Fabra. Y es que los parámetros «clásicos» de este mercado «no reflejan una realidad negativa intrínseca».

Por otro lado, la demanda de extranjeros en la compraventa de viviendas en Aragón representa un 6,22% del total. En España, este porcentaje asciende a un 11%. Por su parte, los rusos se sitúan entre los puestos 15 y 17 a nivel nacional como compradores, por lo que el impacto si dejasen de adquirir viviendas sería “limitado”, ha informado Luis Fabra.

Además, dada la situación actual que atraviesa Europa, «se está considerando el inmueble como valor refugio en estos tiempos bélicos», ha apuntado el presidente Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria Aragón, Fernando Baena. «La vivienda no deja de ser un refugio, un valor estable que no cabe duda de que ahí está», ha concluido.

NOTICIAS DESTACADAS