La Fundación Dieta Mediterránea y la DGA han lanzado una campaña. Foto: Laura Trives

Aragón es tierra de cine, de arte, de grandes paisajes y de historia y patrimonio. Aragón es tierra de muchas cosas que no serían lo mismo sin una gastronomía suculenta y característica que lleva el nombre de la Comunidad allá donde va. Y es que empezar el día tomando una tostada de jamón de Teruel untada con tomate de Barbastro y un poco de aceite de oliva del Bajo Aragón no es baladí. O culminar una comida, siempre maridada con un buen vino, a base de ternasco con patatas con una porción de trenza de Almudévar. Eso sí, en pequeñas cantidades y siempre equilibrado porque ya se sabe que los excesos nunca fueron buenos. Precisamente ese equilibrio es el que lleva por bandera esa dieta mediterránea de la que tanto, y tan bien, se habla y que ahora más que nunca llega a Aragón. Porque sí, Aragón es, y sabe, a Mediterráneo.

Ya ha llovido desde aquel siglo 46 d.C en el que se empezaba a escribir sobre el olivo, la vid y el cereal, la llamada triada mediterránea. Una triada que ha llegado hasta nuestros días sentando las bases de una dieta que habla de equilibrio, de ese «comer de todo» que tanto nos gusta y de un estilo de vida al que también se suma Aragón. La DGA y la Fundación Dieta Mediterránea han lanzado este martes la campaña «Aragón es Dieta Mediterránea» que, a través de las redes sociales, tiene como objetivo potenciar entre los consumidores los aspectos nutritivos y saludables de los alimentos más emblemáticos de Aragón.

Y para emblemático el Montal, un establecimiento centenario que en pleno centro de Zaragoza ha acogido una presentación que, como no podía ser de otra manera, ha estado maridada con un desayuno mediterráneo que ha hecho las delicias de todos los asistentes entre tanto queso, jamón y algún que otro dulce. «Estamos en un momento de modas, cuando no es la dieta paleolítica es la vegana. Nosotros hacemos una apuesta importante en recordar todos los valores que tiene esta dieta mediterránea. Aragón es un importantísimo referente de esta dieta y lo que hacemos es poner en valor estos alimentos exquisitos que tomados con un orden y una periodicidad son saludables», ha reconocido el director de la Fundación Dieta Mediterránea, Domingo Valiente.

Con un semáforo nutricional de la Unión Europea que hace 20 años «demonizó la leche» poniéndole un color rojo y que hasta hace unos días no consideraba del todo saludable al aceite de oliva, la Fundación Dieta Mediterránea quiere insistir en que lo que esta alimentación promueve es el equilibrio la combinación de aquellos alimentos saludables que se encuentran en la pirámide nutricional. Y para que los comensales puedan conocer también los restaurantes que promueven esta dieta, la Fundación ha lanzado la página web (www.restaurantesdietamediterranea.com) donde se pueden ver los locales de Aragón que cuenta con un sello mediterráneo en sus cocinas.

Suele decirse que uno no se ve como le ven los demás y en el caso de la gastronomía podría decirse que Aragón es demasiado modesto pues, aunque consciente de la calidad de, por ejemplo, el jamón de Teruel o de la IGP de su ternasco, la Comunidad todavía tiene que apuntar más alto. «Aragón tiene que poner sus ojos, seguir poniéndolos todavía más, en el comercio nacional e internacional. Somos una potencia agroalimentaria y agroexportadora y para ello necesitamos mensajes y apuestas de carácter transversal. No nos podemos empeñar en poner nuestras estrategias de promoción en aspectos puramente locales pues aunque en Aragón nos conocemos en el resto del mundo no lo harán», ha asegurado el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona.

Aragón es tierra de gran patrimonio y precisamente la Dieta Mediterránea fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial por la Unesco en 2010 y 2013. Uno de los pilares fundamentales de la campaña es el Inventario Dieta Mediterránea, un registro documental sobre los paisajes, las actividades agrícolas, ganaderas y pesqueras, las recetas y las festividades y celebraciones que componen esta dieta. Allí, Aragón tiene recogidas más de 250 referencias entre las que se encuentran el pastoreo trashumante, el cultivo y envasado de higos secos o los viñedos de Cariñena, entre otros.

Aragón es tierra de muchas cosas y así, con una dieta saludable y unos alimentos de exquisita calidad ha demostrado que además de ser y saber a Mediterráneo promueve una cultura y un estilo de vida que unen tradición e historia.

NOTICIAS DESTACADAS