Para los sindicatos, ha llegado el momento de exigir medidas ante una situación “inesperada e incontrolable” como el inicio de una guerra

Este miércoles 23 de marzo es el día elegido por los sindicatos y organizaciones vecinales y de consumidores para salir a la calle para protestar por los “disparados” precios de la energía, que están “haciendo mucho daño” a las capas más vulnerables de la sociedad. Las citas serán en las tres capitales de provincia, fijada en Zaragoza en la plaza de España, en Huesca en la plaza de Navarra, ambas a las 19.00 horas, y en Teruel en la plaza del Torico, a las 20.00 horas.

Para los sindicatos, ha llegado el momento de exigir medidas ante una situación “inesperada e incontrolable” como el inicio de una guerra, y que debe abordarse “como en la pandemia”, y no con “los recortes de 2008”. “Hay que tomar medidas de protección para que la gente, la mayoría social, no sufra las consecuencias de esta crisis mientras otros ámbitos sociales, otra élite económica de grandes empresas, se aprovechan para ganar mucho dinero”, ha denunciado el secretario general de CCOO Aragón, Manuel Pina.

Porque el modelo energético y la fórmula para calcular los precios son los principales objetivos de esta movilización, que tendrá lugar en todo el país, con propuestas más concretas e inmediatas como separar el precio del gas como el del resto de la energía. “Con la situación que tenemos ahora, las grandes empresas energéticas están ganando miles de millones, muchísimo dinero. La electricidad que se produce de forma fotovoltaica, eólica o hidráulica se está pagando al precio del gas, y eso se puede tomar de manera inmediata”, ha incidido Pina.

En esta línea, el líder de UGT Aragón, Daniel Alastuey, cree que esta crisis obliga a tomar soluciones “complejas”, lejos de propuestas “demagógicas”, como, a su juicio, sería una bajada de impuestos. “No creemos que el Estado se tenga que desarmar con bajadas de impuestos”, ha remarcado, añadiendo que, en caso contrario, será inviable implantar medidas como el nuevo mecanismo RED, sustituto de los ERTE Covid.

Por ello, Alastuey considera que la Unión Europea debe “asumir” que se encuentra en una “economía de guerra” y habilitar fondos que permitan a los países miembros a “superar una situación bélica”. Asimismo, pide al Ejecutivo de Pedro Sánchez que “actúe fiscalmente” sobre los “beneficios extraordinarios” de las empresas energéticas. “Este problema no se soluciona con recetas demagógicas y simplistas”, ha afirmado.

La Federación de Barrios de Zaragoza y la Unión de Consumidores se han sumado a estas protestas, calificando de “perverso” al sistema eléctrico, con una “subida de precios que está haciendo mucho daño a las economías vulnerables”. “Estábamos saliendo de una pandemia con unas rentas bajísimas en los barrios populares, con una ciudad que caminaba hacia la vulgaridad, y esto ha sido un mazazo”, señala el presidente de la FABZ, Manuel Arnal.

Un mercado energético sobre el que también ha puesto el foco el presidente de la UCA, José Ángel Oliván, quien cree que el modelo español “ha saltado por los aires”. “Llevamos años advirtiendo de que tenía un funcionamiento que nos podía llevar al desastre. El sistema de fijación de precios es un problema, y hemos visto que las grandes distribuidoras han fracasado a la hora de gestionar el cobro a sus clientes”, ha aseverado.

NOTICIAS DESTACADAS