El quiosco también acogerá planes de ocio como presentaciones de libros o conciertos de música instrumental

Sobre el presupuesto de 32.000 euros indicado en el pliego del Ayuntamiento de Zaragoza, el proyecto del nuevo quiosco de la plaza de Los Sitios ha ido creciendo y modificándose hasta alcanzar un presupuesto de más de 350.000 euros, con el que la empresa adjudicataria persigue una reforma total del espacio mimetizándolo con el parque y respetando el ecosistema. El proyecto, que inicialmente estaba planteado en un espacio rectangular entre árboles, finalmente se fragmentará en dos partes con una doble finalidad: abrir un espacio libre para conservar el árbol existente garantizando su crecimiento y, al mismo tiempo, permitir una visión más permeable del entorno a través del edificio del otro lado de la plaza.

Este cambio, aunque necesario para garantizar el crecimiento del árbol, ha hecho disminuir la superficie útil del quiosco y perder casi un 30% de capacidad del espacio, pasando de 17 mesas indicadas en el pliego, a las doce que se podrán colocar finalmente. Además, toda la actividad se ha volcado hacia el interior de la plaza, alejando la zona de sillas y mesas de la parte más transitada, contando con una pérgola exterior transparente con cubierta de cristal que minimiza los ruidos y permitirá poder disfrutar de estos espacios los 365 días del año.

Trenchs Studio es el responsable del diseño del quiosco, con la colaboración de If arquitectos como partners en la dirección creativa e interiorismo y de un equipo local de arquitectos, con Leonardo Oro a la cabeza, para el desarrollo del proyecto de arquitectura. El diseño del quiosco hace referencia a la arquitectura moderna y ligera de los años 50, donde se da una especial importancia a la conexión entre los espacios interiores y exteriores.

Asimismo, las cubiertas se fragmentan en volúmenes separados para respetar los árboles existentes y la visibilidad de la Plaza de los Sitios. Además, también se apostará por colocar grandes jardineras a pie de calle y también, muros vegetales en los elementos más altos, con el fin de integrar la edificación dentro del paisaje vegetal del parque.

Apuesta por la cultura y la cocina local

Presentaciones de libros de autores locales, conciertos de música instrumental, clases de yoga, pilates y actividades infantiles, son algunos de los planes de ocio que acogerá el espacio. La empresa destinará un total de al menos 12.000 euros al año para la programación cultural y de ocio, con el objetivo de revitalizar el espacio y ofrecer una experiencia más completa. Además, el quiosco contará con cocina propia y recetas elaboradas in situ, apostando por una oferta de comida saludable elaborada con ingredientes frescos y de proximidad, que se comprarán en el vecino Mercado de San Miguel.

El objetivo es trasladar la fórmula de los ya consolidados locales de Verbena Social Bars, empresa que gestionará este espacio, a este nuevo espacio dotándole de identidad propia, pero siempre fiel al espíritu de la casa: cocina honesta, un equipo profesional en cocina y sala, y un espacio arquitectónico con mucho estilo e inédito en la ciudad. Contando además, con amplias zonas naturales y al aire libre. De esta forma, este espacio cuenta con todos los elementos necesarios para convertirse en nuevo icono y lugar de referencia en Zaragoza durante mucho tiempo, dos décadas, donde tanto zaragozanos como turistas quieran ir simplemente por hacerse una foto y a tomar algo, en cualquier momento del día.

NOTICIAS DESTACADAS