Un 46% de las pymes ha visto incrementado su factura de electricidad entre un 10 y 50%, y un 35% asegura que el gas ha subido entre el 50 y el 100%

Un 26% de las pymes aragonesas, prácticamente una de cada cuatro, ha reconocido que el “desmesurado” incremento de la factura energética va a afectar a su actividad hasta el punto de comprometer la viabilidad de la empresa. Muchas de ellas todavía no han podido repercutir ese coste a su producto final, aunque un 65% ya tiene previsto hacerlo, con el riesgo de perder competitividad en el mercado.

Así lo refleja una encuesta realizada por Cepyme entre el tejido empresarial de la Comunidad, donde ha quedado de manifiesto que un 46% ha visto incrementado su factura de electricidad entre un 10 y 50%, y un 35% asegura que el gas ha subido entre el 50 y el 100%. “Es una escalada progresiva que no sabemos hasta dónde va a llegar”, ha reconocido el presidente de la organización, Aurelio López de Hita, en una de sus últimas intervenciones públicas antes de dejar el cargo tras 17 años al frente de las pequeñas y medianas empresas de Aragón.

Para afrontarlo, desde Cepyme han reclamado una modificación “eficaz y urgente” del sistema impositivo de las pymes y de la energía, con una rebaja del IVA de la factura como ejemplo, así como ayudas directas, eliminando gastos superfluos. “Aminorar el precio de la gasolina 20 céntimos está bien como medida demagógica, pero nada más. Si no hay dinero, se saca de donde sea. Tenemos un aparato administrativo susceptible de retoques y de que el gasto se racionalice”, ha expuesto López de Hita.

Igualmente, los representantes de la pequeña y mediana empresa ven positivo el movimiento surgido en el tejido empresarial para que el Ejecutivo priorice la compra de mascarillas fabricadas en Aragón, sin importar el reducido precio de las traídas desde China. “Los chinos producen barato, pero a costa de no cumplir derechos laborales y de tener la llave de la fabricación. Me parece que la medida, que debería haberla tomado hace tiempo, es positiva, y se debería ampliar a otros sectores”, ha incidido el presidente de Cepyme Aragón.

Unas propuestas que van encaminadas, ha resaltado López de Hita, a evitar la “catastrófica situación” que ya se vivió con la crisis de 2008, cuando multitud de pymes se vieron obligadas a cerrar su negocio, lo que, para un empresario, se traduce en un “fracaso”, y “más en una sociedad como la española donde se demoniza al empresario que ha fracasado”. “O se toman medidas ya para contener el alza en los precios de la energía, o veremos cómo muchas empresas deben echar la persiana. No es catastrofismo, es algo que va a ocurrir”, ha remarcado.

La Cámara de Comercio pide medidas «urgentes» y «consensuadas»

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio, Manuel Teruel, también ha alertado este viernes del problema de la “brutal” inflación, que puede provocar una “ruptura del mercado global”, con problemas de abastecimiento de materiales. “Nos preocupan los costes energéticos disparados. Las empresas intensivas lo están pasando muy mal. Hay que buscar soluciones. Ya se habla de subida de tipos de interés. La economía privada puede aguantarlo mejor que el país. Con la deuda de Epsaña, que suban un punto suponen 14.000 millones de euros”, ha expuesto, remarcando la necesidad de que las medidas sean “urgentes” y “consensuadas”.