Torrecilla y Sanllehí, juntos en La Romareda. Foto: Real Zaragoza

De las oficinas al palco tomando un camino largo, porque pasó por la Ciudad Deportiva, el nuevo director general del Real Zaragoza, Raúl Sanllehí, ya conoce la entidad. El nuevo dirigente se dejó ver por el palco de La Romareda este domingo, en el duelo ante el Burgos, para visualizar en primera persona el choque. Eso sí, lleva varias semanas trabajando en la capital aragonesa.

A lo largo de estos últimos días, Sanllehí se ha dedicado a mantener reuniones con los responsables de todas las áreas en las oficinas y con los trabajadores. Ha ido conociendo de primera mano el desarrollo de todas las facetas de la entidad en Eduardo Ibarra y se ha empapado de la forma de trabajo. Es previsible que la semana que viene ya se haga efectivo el cambio accionarial, tan solo pendiente del trámite burocrático del CSD y la permanencia, que se firmaría con un empate.

Sanllehí también se pasó por la Ciudad Deportiva. La plantilla pudo conocerle, y según señalaron los jugadores, les transmitió calma de aquí al final de la temporada, a la vez que les pidió centrarse en lo deportivo. El entrenador, Juan Ignacio Martínez, y el director deportivo, Miguel Torrecilla, se fueron a comer con el nuevo director general, pero los planes de futuro quedaron en segundo plano. En esta visita también se reunió con los responsables de cantera.

Y faltaba por conocer de primera mano el estadio Municipal y a la afición zaragocista. Raúl Sanllehí estuvo por primera vez en el palco de autoridades con quien -a priori- serán sus hombres de confianza. Para ver el partido se sentó con el director deportivo, Miguel Torrecilla, con quien visualizó su plantilla por primera vez en directo. Eso sí, tanto este como JIM finalizan contrato a finales de junio y no hay visos de su renovación.

Todavía le faltan cinco partidos al Real Zaragoza que no deben ser de trámite porque es importante acabar lo más alto posible. Antes de llegar a los últimos duelos está previsto que Sanllehí se ubique al frente de la entidad zaragocista, pero será como mínimo después del partido ante el Eibar. Si la permanencia matemática se consigue y el trámite del CSD se aprueba, todo estará listo para que el nuevo dirigente ponga en práctica sus aprendizajes.