Aragón fue la octava autonomía más barata del país

La vivienda de segunda mano en Aragón en abril de 2022 tuvo un precio medio de 1.339 euros por metro cuadrado. Esta cifra registró un ascenso mensual del 1,01%. Interanualmente, creció un 3,52%, Según el informe mensual de precios de venta de pisos.com.

Aragón fue la octava autonomía más barata del país, por detrás de Extremadura (791 euros por metro cuadrado), entre otras. En cuanto a la vivienda de segunda mano en España, en abril de 2022 registró un precio medio de 1.906 euros por metro cuadrado, arrojando un ascenso mensual del 0,72%. De un año a otro, la cifra registrada marcó una subida del 4,85%.

Mensualmente, la provincia de Huesca (1,70%) arrojó el quinto repunte más elevado del país. Zaragoza (0,51%) contuvo su ascenso y Teruel (-2,68%) fue la tercera que más se ajustó de España. Respecto a abril de 2021, crecieron todas, arrojando Zaragoza (3,51%) el incremento más alto de la región. Con 797 euros por metro cuadrado, Teruel fue la quinta provincia más barata de España en abril de 2022. Por su parte, Huesca (1.203 euros por metro cuadrado) y Zaragoza (1.436 euros por metro cuadrado) fueron un poco más caras.

Respecto a las capitales aragonesas, todas crecieron mensualmente. Teruel (1,33%) arrojó la subida más intensa de la autonomía. Zaragoza (4,43%) fue la única capital aragonesa que creció de un año a otro. Huesca (-7,91%) fue la segunda que más se ajustó del país, mientras que Teruel (-1,17%) bajó de forma más moderada. Con 1.230 euros por metro cuadrado en abril de 2022, Teruel fue la séptima capital española más asequible. Huesca (1.698 euros por metro cuadrado) fue un poco más cara, y Zaragoza (1.718 euros por metro cuadrado) resultó ser la más costosa de la comunidad.

La inflación está arrojando cifras de récord en España debido al elevado precio de la energía. Estas subidas se trasladan al mercado de la vivienda, pero de modo mucho más contenido. “Aunque comprar una vivienda de segunda mano es hoy más caro que hace un año, se está creciendo por debajo del índice general de precios”, revela el director de Estudios de pisos.com, Ferran Font, añadiendo que “es normal que el IPC acabe afectando al residencial, pero su impacto se está atenuando”. Según el experto, la razón de esta moderación atiende, entre otras razones, a que el marcado interés por la propiedad se está relajando: “Las compraventas se mantienen fuertes, pero los datos tienden a la estabilidad”, admite Font.

Por otro lado, algunas entidades financieras se están adelantando a los futuros cambios en política monetaria europea, encareciendo su oferta hipotecaria. Font indica que, “a pesar de que los préstamos a tipo fijo sean más costosos, esta opción será la mayoritaria entre los compradores que necesiten financiación”. El portavoz del portal inmobiliario hace hincapié en el giro que pueden dar las hipotecas variables: “El Euríbor regresó al terreno positivo a mediados de abril después de estar desde 2016 en tasas negativas. Muchos tienen aún presente cómo sus cuotas crecieron hasta volverse impagables. Nadie quiere que esa situación se repita, por eso las subrogaciones y novaciones han subido tanto en los últimos años”.